Los microscopios IR ayudan a generar imágenes con selectividad química que permiten a los laboratorios reducir los tiempos de fabricación y la variabilidad del producto. En esencia, ayudan a acortar el tiempo de comercialización y reducen las fallas del producto.

Las imágenes ayudan a adquirir una vista amplia de la muestra y así poder encontrar dónde se encuentran API, excipientes o formas polimórficas, así como examinar el amplio campo de visión.

Nuevo microscopio Nicolet RaptIR

El nuevo microscopio Nicolet RaptIR equipa a los usuarios para realizar ambos tipos de análisis en el mismo sistema. No solo pueden encontrar la aguja en el pajar, sino que también pueden verla en alta resolución para determinar exactamente qué tipo de aguja es realmente, lo que ahorra tiempo y genera mejores resultados para el laboratorio.

Este microscopio no solo genera imágenes visuales impresionantes y de alta calidad, sino que permite obtener mediciones en todo el espectro infrarrojo, abarcando tanto lo orgánico como lo inorgánico. Las posibilidades de uso en el sector farmacéutico son numerosas.

Desarrollo de productos

Los científicos de Investigación y Desarrollo (R&D) tienen como objetivo controlar y optimizar la disolución o la distribución de los materiales mediante el ajuste y refinamiento de las formulaciones y los procesos.

El microscopio Nicolet RaptIR ofrece un mapeo químico ultrarrápido de grandes áreas para que los científicos de Investigación y Desarrollo puedan comparar no solo el perfil roiado de un fármaco, sino obtener simultáneamente información sobre la distribución del API, la cristalinidad del API y evaluar/caracterizar la aglomeración de las partículas.

Desarrollo de formulaciones biológicas

Durante la formulación de productos bioterapéuticos, los laboratorios farmacéuticos necesitan evaluar la estabilidad de las formulaciones propuestas.

Los factores químicos y físicos como las temperaturas inestables o la exposición a la velocidad de cizallamiento durante el almacenamiento pueden dar lugar a interacciones que afectan negativamente a la bioactividad del agente terapéutico.

La microscopía IR puede analizar las estructuras secundarias en estos casos para ayudar a una empresa farmacéutica a comprender y abordar dichas interacciones antes de lanzar un producto bioterapéutico al mercado.