La empresa Eli Lilly y Compañía en México ha ampliado su portafolio de terapias innovadoras en el área de neurociencias  para ayudar a mejorar la vida de las personas que viven con migraña en nuestro país.

Recientemente han obtenido la autorización por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para comenzar a prescribir Reyvow. Se trata de un un anticuerpo monoclonal humanizado lgG4 que se une al péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP, por sus siglas en inglés), siendo un tratamiento preventivo de la migraña.

Funcionamiento de Reyvow

Esta terapia busca inhibir la actividad biológica del CGRP, un potente vasodilatador microvascular que favorece el proceso inflamatorio y que está involucrado en varias afecciones como la inflamación neurogénica y el dolor.

“El tratamiento permite una reducción de la cantidad de episodios de migraña por mes en pacientes adultos”, señaló Luis Méndez, gerente médico de Neurociencias para Eli Lilly de México a través de un comunicado.

Padecimiento incapacitante

La migraña es considerado el séptimo padecimiento incapacitante en el mundo, mismo que afecta principalmente a mujeres durante los años de mayor productividad y solo el 40% de los pacientes son diagnosticados por un profesional.

Con este medicamento, Lilly le brindará al paciente una vida más plena mediante el alivio de los síntomas del padecimiento, la disminución de la frecuencia de las crisis, así como reducir la discapacidad asociada con la enfermedad.

Clasificación de la migraña

La migraña puede ser episódica, si hay una presencia de 14 o menos dolores de cabeza al mes. Puede ser crónica si hay 15 o más dolores de cabeza al mes, de los cuales, al menos 8 deben cumplir criterios de migraña.

También existen migrañas con presencia de aura y sin ella. Algunos pacientes también presentan una fase premonitoria, que tiene lugar horas o días antes de la crisis. Entre ellos se distingue la hipo o hiperactividad, depresión, bostezos repetidos, rigidez cervical y una sensación de cansancio.

Estos síntomas provocan un impacto significativo en la calidad de vida y funcionalidad, debido al importante ausentismo laboral/escolar, pérdida de productividad en el hogar, ausencia o limitación de las actividades familiares/sociales, entre otras actividades