La hepatitis viral es un problema de Salud Pública a nivel mundial que ha ido en aumento en los últimos años se ha registrado que en México la padecen 1.6 millones de personas, por lo cual es fundamental una detección temprana para reducir su incidencia, señaló Ana Riquelme, directora de la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos (AMIID).

Alrededor del mundo, 71 millones de personas han sido afectadas por esta enfermedad causándoles discapacidad y mortalidad, México se coloca en el segundo lugar en Latinoamérica con mayor número de infectados de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) quien también señala que desde el año 2000 a la fecha se notifican anualmente cerca de 23 mil casos de hepatitis virales en promedio, de los cuales el 8 por ciento corresponde a hepatitis C, según la Dirección General de Epidemiología.

Si bien son varios los desafíos que enfrenta el país, el del diagnóstico y tratamiento oportuno es crucial para mejorar la salud de los mexicanos pues una enfermedad de este tipo no sólo afecta la economía familiar, sino también nacional, ya que se estima que un año de aumento en la esperanza de vida se traduce en un incremento de entre el 1 y 4 por ciento en el PIB, de acuerdo al estudio Macroeconomía y salud, desarrollado por la Secretaría de Salud.

En la conmemoración del Día Mundial de la Hepatitis, la directora de AMMID hace un llamado a generar conciencia entre los mexicanos para que se realicen periódicamente análisis médicos que les permitan evaluar su salud y ser atendidos a tiempo, con lo cual se reducirían las cifras de mortalidad, no sólo en México sino en todo el mundo, ya que la OMS señala que alrededor de 1.34 millones de muertes en 2015 fueron a causa de la hepatitis virales.

Se plantea también la necesidad de contar, en los diversos servicios de salud, con dispositivos médicos innovadores que reduzcan el tiempo de diagnóstico y certeza en el resultado, para tomar las medidas pertinentes, esto porque en 2015, el 75 por ciento de los pacientes a nivel global con Hepatitis C desconocía sufrir este enfermedad (OMS).

Cabe destacar que la hepatitis es una inflamación del hígado que puede remitir espontáneamente o evolucionar hacía fibrosis, cirrosis o cáncer de hígado. La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados; la B, C y D se producen por el contacto con humores corporales infectados.