Los microbios intestinales de una madre pueden ayudar en el desarrollo de la placenta y el crecimiento saludable del bebé, según una nueva investigación realizada en ratones por investigadores de la Universidad de East Anglia, el Instituto Quadram y la Universidad de Cambridge.

En concreto, los expertos han visto que una especie de bacteria intestinal, conocida por tener efectos beneficiosos para la salud, cambia el cuerpo de la madre durante el embarazo y afecta a la estructura de la placenta y al transporte de nutrientes, lo que afecta al bebé en crecimiento.

El probiótico ‘Bifidobacterium breve’

Se trata de la bacteria, ‘Bifidobacterium breve’, la cual se usa ampliamente como probiótico, por lo que este estudio podría señalar formas de combatir las complicaciones del embarazo y garantizar un comienzo saludable en la vida en toda la población.

Se sabe que los microbios en el intestino, llamados colectivamente microbioma intestinal, desempeñan un papel clave en el mantenimiento de la salud, al combatir infecciones, influir en el sistema inmunológico y el metabolismo del cuerpo del huésped. Logran estos efectos beneficiosos al descomponer los alimentos en nuestra dieta y liberar metabolitos activos que influyen en las células y los procesos corporales.

Los científicos ahora están comenzando a descifrar estas interacciones mediadas por metabolitos entre los microbios y el cuerpo desde el nacimiento hasta cómo afectan el envejecimiento, pero hasta ahora se sabe poco sobre cómo influyen en el desarrollo fetal y la salud del bebé antes del nacimiento.

El feto en crecimiento recibe nutrientes y metabolitos de su madre, pero no se ha explorado en qué medida esos metabolitos están influenciados por el microbioma materno y cómo esto influye en el embarazo. Para abordar esto, el equipo analizó cómo la suplementación con ‘Bifidobacterium breve’ afectaba el embarazo en modelos experimentales.

"Nuestros hallazgos revelan que el microbioma materno promueve el desarrollo de la placenta y el crecimiento del feto. Creemos que esto está relacionado con el perfil alterado de metabolitos y nutrientes, que afecta el transporte de nutrientes de la madre al bebé a través de la placenta. De manera emocionante, parece que agregar un probiótico Bifidobacterium durante el embarazo puede ayudar a mejorar el funcionamiento de la placenta, lo que tiene efectos positivos en el crecimiento del bebé en el útero", han dicho los expertos.