Redacción, Valencia.- "La microincisión por ultrasonidos ha desbancado por completo todo el avance de los láseres para la operación de cataratas", según aseguró el doctor Marcos Gómez, del Hospital Malvarrosa de Valencia, durante un simposium organizado en el marco del 79 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), celebrado recientemente en Valencia.

El citado especialista ha concretado que, además, esta técnica ha experimentado también un gran avance, rebajándose un 50 por ciento el tamaño de la incisión, y pasando así de 3 mm a 1,5 mm. "Rebajar la incisión significa tener una menor puerta de entrada de microorganismos y facilitar una recuperación más rápida del paciente, aumentando su seguridad", ha afirmado el doctor Gómez. "Desde hace más de diez años nos hablan de las ventajas del láser para catarata, pero estas ventajas no han llegado a concretarse en un beneficio real para el paciente", concluyó Gómez.

En la misma línea, el doctor Javier Moreno Montañés, director del departamento de Oftalmología de la Clínica Universitaria de Navarra y miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), se "el láser no ha dado los resultados que, en un principio, se habían previsto para la cirugía de catarata. y la microincisión supone un avance más, reduciendo el trauma en el ojo y consiguiendo, de forma más rápida, la recuperación de la visión por parte del paciente, disminuyendo la inflamación postoperatoria".

La microincisión es una técnica en desarrollo, ya que no existen todavía lentes intraoculares que puedan ponerse a través de la pequeña incisión de 1,5 mm. con lo que al final de la operación, el oftalmólogo tiene que abrir la incisión a 2,5 " 3 mm. "En cuanto se desarrollen las lentes que caben por 1,5 mm ya tendremos toda la tecnología desarrollada", ha anunciado el doctor Moreno Montañés.

Respecto a las operaciones de vítreo-retina, una de las novedades presentadas en en este encuentro científico han sido unas vitrectomías no requieren suturas y que permiten al paciente incorporarse antes a su vida activa. Además de evitar las citadas suturas, también se puede prescindir de abrir la conjuntiva, con lo que en tres o cuatro días el ojo está perfecto, no parece que se haya operado", según señaló el doctor Félix Armadá, del Hospital de la Paz de Madrid.