Las personas que tienen migrañas con aura son más propensas a sufrir accidentes cerebrovasculares causados por infarto cerebral cardioembólico o accidente cerebrovascular trombótico en comparación con quienes no padecen migrañas con aura, según un estudio presentado en la Conferencia Internacional sobre el Ictus 2016, organizada por la Asociación Americana del Ictus.

Algunas personas con migraña experimentan síntomas neurológicos (aura), como destellos de luz, puntos ciegos u hormigueo en las manos o la cara y en los adultos, los síntomas generalmente ocurren antes de que se produzca el propio dolor de cabeza. Migrañas con aura suponen menos del 20 por ciento de todas las migrañas, matizan los investigadores de este nuevo trabajo.

En un estudio en curso de 25 años de 12.844 adultos (de entre 45 y 64 años de edad) en cuatro comunidades de Estados Unidos, se identificó a 817 participantes con ictus isquémicos (coágulo o una masa que obstruye un vaso sanguíneo, cortando el flujo de sangre a las células del cerebro). Cuando compararon a los pacientes con migraña con aura de los que tenían migraña sin aura, los investigadores encontraron que los primeros eran 2,4 veces más propensos a tener un accidente cerebrovascular isquémico.

Además, las personas con migraña con aura registraban tres veces más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico provocado por una masa o un coágulo que se forma en el corazón, se mueve y viaja al cerebro (ictus cardioembólico). Estos pacientes presentaban también el doble de riesgo de padecer accidente cerebrovascular isquémico generado por un coágulo que se forma en una parte obstruida del vaso sanguíneo que suministra sangre al cerebro (accidente cerebrovascular trombótico).

Sin embargo, no se encontró asociación significativa entre la migraña con aura y el accidente cerebrovascular isquémico causado por la obstrucción de las pequeñas arterias que suministran sangre a las estructuras profundas del cerebro (ictus lacunar).

La migraña afecta a los vasos del corazón y el cuello

Como las migrañas alteran los vasos sanguíneos en el cerebro, la mayor incidencia de accidentes cerebrovasculares causados por coágulos de sangre en el corazón o los vasos sanguíneos del cerebro sugiere que la migraña también afecta a los vasos sanguíneos en el corazón y el cuello. Eso es lo que posiblemente conduce a estos subtipos específicos de accidente cerebrovascular, apunta Souvik Sen, autor del estudio y neurólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur, en Columbia, Estados Unidos.

«Si vamos a evitar que las personas que sufren de migrañas con aura padezcan un accidente cerebrovascular, es importante saber qué tipo de accidente cerebrovascular están teniendo y luego estar atentos al respecto», afirma Sen.

El ictus isquémico representa alrededor del 87 por ciento de todos los casos de accidente cerebrovascular en Estados Unidos. Hay tres subtipos principales de accidentes cerebrovasculares isquémicos: trombóticos, cardioembólicos e infarto lacunar. Estudios previos han demostrado un vínculo entre la migraña con aura y los accidentes cerebrovasculares isquémicos, pero éste se centró en examinar los subtipos asociados con la migraña con aura, matiza Sen.

Los científicos también observaron que los accidentes cerebrovasculares relacionados con las migrañas con aura suelen afectar a las personas que son más jóvenes que el paciente típico de accidente cerebrovascular. Un ictus a una edad más temprana significa discapacidad y pérdida de productividad mucho más temprano en la vida y puede ser más impactante que en los ancianos.

«Si tiene migrañas con aura, asegúrese de que sus factores de riesgo de ictus son evaluados por su médico», aconseja Sen. Entre los factores de riesgo de accidente cerebrovascular están presión arterial alta, diabetes, tabaquismo y colesterol alto. En las personas con migraña y un derrame cerebral se debe examinar el endurecimiento de los vasos sanguíneos y los latidos irregulares del corazón, dos factores relacionados con los mecanismos que causan los accidentes cerebrovasculares isquémicos embólicos, cardiovasculares y trombóticos.

La migraña con aura está vinculada a accidentes cerebrovasculares trombóticos