Redacción, Madrid.- Tanto el Ministerio de Sanidad como el Partido Popular comparten la preocupación sobre de la salud materno-infantil a la que la OMS ha dedicado el Día Mundial de Salud, celebrado este 7 de abril, tal y como se recoge en sendos comunicados emitidos con motivo de este día. Según se señala desde el Ministerio, "el Estado español considera necesario seguir apoyando programas de cooperación en esta materia", mientras que el principal partido de la oposición insiste en que "la promoción de la salud de la madre y el niño debe ser un foco de atención prioritaria".

El Ministerio de Sanidad y Consumo considera que los principales ámbitos de cooperación en salud de los países desarrollados y menos desarrollados debe centrarse en la ayuda en catástrofes naturales, el control del sida, la tuberculosis y la malaria. la lucha contra las grandes endemias (la poliomielitis o la ceguera de los ríos) y pandemias recurrentes (gripe y la gripe aviar). la investigación sobre las causas y los tratamientos de las patologías más frecuentes a nivel mundial. y especialmente el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, de atención materno-infantil, y a medicamentos esenciales y vacunas.

Por su parte, el Partido Popular apuesta por que las autoridades sanitarias pongan los medios adecuados para que la "plena salud materno infantil sea una realidad", por que existan instrumentos para promover la salud en estos colectivos, y por que los datos de mortalidad de niños y madres "no sean una mera estadística, sino vidas que merecen nuestra acción y esfuerzo". Asimismo el PP apuesta por impulsar programas para la prevención y tratamiento de enfermedades materno-infantiles, y en especial, "insistimos, en la aplicación de los calendarios vacunales", señala el comunicado oficial.

Otros retos a los que también es preciso dar respuesta son, en opinión de los `populares´, la correcta utilización de nuevas tecnologías, el diagnóstico prenatal y la implantación de hábitos saludables. El PP manifiesta, asimismo, su reconocimiento a médicos de familia, obstetras y ginecólogos "por la importancia de su función", clave en la prevención y avance de la salud maternoinfantil.

Mortalidad maternoinfantil y pobreza

Por su parte, el Ministerio de Sanidad recuerda, haciéndose eco del informe de la OMS, emitido con motivo de esta efeméride, la estrecha relación existente entre la mortalidad materno-infantil y la pobreza, hasta el punto de que el 99 por ciento de las defunciones maternas y más del 90 de los fallecimientos de niños menores de cinco años se producen en países con rentas bajas y medias, especialmente en el África subsahariana y en Asia meridional.

Cinco factores acaparan el 70 por ciento de las defunciones maternas: hemorragias (24%), infecciones (15%), abortos peligrosos (13%), hipertensión arterial (12%) y parto obstruido (8%). Los mayores peligros que acechan al recién nacido (de 0 a 28 días) están relacionados con varios problemas perinatales, como la insuficiencia ponderal y los traumatismos y la asfixia al nacer, e infecciones graves del tipo de septicemia neonatal, neumonía, meningitis y tétanos.