Eli Lilly and Company ha presentado los resultados del estudio pivotal de fase 3 LUCENT-2. Según los mismos, los pacientes con colitis ulcerosa que respondieron a mirikizumab a las 12 semanas lograron y mantuvieron mejorías clínica y estadísticamente significativas al año de tratamiento. Todo ello, en comparación con placebo, en la variable primaria de remisión clínica y en todas las variables secundarias clave.  Es decir, incluyendo la gravedad de la urgencia intestinal que fue evaluada mediante una nueva medida de resultados notificada por el paciente.

Los resultados de LUCENT-2 se presentaron en la Semana de las Enfermedades Digestivas de la Asociación Americana de Gastroenterología. De aprobarse, mirikizumab se convertiría en el primer y único tratamiento anti-IL23p19 para personas con colitis ulcerosa.

Marla C. Dubinsky, MD, profesora de Pediatría y Medicina, codirectora del Centro Clínico de EII Susan y Leonard Feinstein, explicaba el impacto de estos resultados. Los pacientes con colitis ulcerosa, a menudo, pasan años probando diferentes tratamientos, incluidos esteroides e inhibidores de TNF. Siempre con la esperanza de lograr la remisión, reducir la inflamación y obtener alivio de los síntomas dolorosos, desagradables y, a veces, vergonzosos”. Es por ello que la experta se muestra alentada por lo que los hallazgos de LUCENT-2. “Los resultados del estudio nos muestran que la mitad de los pacientes tratados con mirikizumab lograron la remisión clínica y el 98 por ciento de esos pacientes no estaba tomando esteroides. Además, el 40 por ciento de los pacientes con mirikizumab logró la resolución completa o parcial del angustioso síntoma de urgencia intestinal”.

Resultados de LUCENT-2

Según los datos presentados, mirikizumab fue superior a placebo en los  diferentes criterios de valoración . Tanto clínicos, sintomáticos, endoscópicos e histológicos. todo ello, independientemente del fracaso previo con inhibidores del TNF, tofacitinib u otros medicamentos biológicos. Entre los pacientes que habían respondido al tratamiento de inducción de 12 semanas con mirikizumab, la mitad de los pacientes que recibieron tratamiento de mantenimiento lograron la remisión clínica al año en comparación con una cuarta parte de los pacientes con placebo.

Además, casi dos tercios de los pacientes que lograron la remisión clínica a las 12 semanas con mirikizumab, mantuvo la remisión clínica al año. Es decir, en comparación con un tercio de los pacientes que recibieron placebo. Casi todos los pacientes de mirikizumab que lograron la remisión clínica al año no habían recibido corticosteroides durante al menos tres meses antes de la finalización del tratamiento de mantenimiento.