De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 222 millones de mujeres que desean posponer o evitar un embarazo no utilizan métodos anticonceptivos, incrementando hasta el 85% la probabilidad de embarazarse en un año.

Entre los motivos para no utilizar métodos anticonceptivos se encuentran la dificultad para acceder a estos, la oposición a su uso por razones culturales o religiosas, y en gran parte por mitos y prejuicios que existen alrededor de los métodos anticonceptivos modernos. Así, se genera miedo y desinformación entre las mujeres de todas las edades y estratos sociales.

Anticonceptivos y cáncer

Uno de los mitos más recurrentes es la relación de los métodos anticonceptivos con el cáncer, expresó la Dra. Mercedes Álvarez, gerente médico de Innovative Women´s Health Care de Bayer de México; quien agregó que “los métodos anticonceptivos modernos han evolucionado y minimizado sus efectos adversos y posibles riesgos. Ningún método anticonceptivo hormonal en sí mismo aumenta el riesgo de padecer cáncer. Incluso algunos anticonceptivos se consideran un factor protector de cáncer de endometrio, ovario y colón”.

Para empoderar a las mujeres y contribuir a eliminar los mitos que impiden su desarrollo, salud y bienestar integral, Bayer de México en alianza con la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer A.C. unieron esfuerzos en la campaña denominada Mes Rosa, en la cual el área terapéutica de Innovative Women´s Health Care de Bayer contribuirá con $1.5 millones de pesos para la implementación de programas de apoyo en la lucha contra el cáncer.

Mayra Galindo, directora General de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer A.C., destacó la importancia de esta alianza con Bayer, la cual ayudará a promover la prevención e identificación oportuna de diferentes tipos de cáncer en la población femenina, a través de programas de detección temprana, formación de promotoras comunitarias, apoyos complementarios a tratamientos y ayuda a mujeres embarazadas que tienen algún tipo de cáncer.

Necesaria una adecuada consejería en salud sexual

Para que una mujer use un método anticonceptivo libre de temores infundados, es necesario promover una adecuada consejería en salud sexual y reproductiva, aclarando todas sus dudas para reducir o eliminar mitos que han trascendido por generaciones. De este modo podrán restablecer el uso y confianza en los anticonceptivos, mencionó la Dra. Julie Salomón Kuri, gineco-obstetra del Hospital Ángeles del Pedregal.

Las gineco-obstetras Julie Salomón Kuri y Mercedes Álvarez, expusieron los más frecuentes, para que cada mujer junto con su médico elija el método anticonceptivo más conveniente para su salud y estilo de vida.

Mito: En la primera relación sexual no te puedes embarazar.

Realidad: Desde el primer periodo toda mujer que mantenga relaciones sexuales con penetración vaginal puede quedar embarazada. Por ello, es importante usar un método anticonceptivo desde la primera relación sexual.

Mito: Los anticonceptivos hormonales hacen engordar.

Realidad: Aunque algunas mujeres pueden tener variaciones mínimas en su peso, no está probado científicamente que los anticonceptivos puedan aumentar el peso. En la actualidad, hay algunos que ayudan a no retener líquidos (1).

Mito: Si tomas pastillas anticonceptivas disminuye el deseo sexual.

Realidad: Aunque se han reportado en algunos casos, esto puede depender del tipo de compuesto en el método. Sin embargo, muchas mujeres dicen tener aumento en la líbido, ya que tienen la certeza y tranquilidad de no quedar embarazadas (2).

Mito: Los anticonceptivos causan infecciones y provocan más sangrado.

Realidad: Los anticonceptivos no potencian tener infecciones, pero a excepción del condón, estos no protegen contra enfermedades de transmisión sexual. En cuanto al sangrado, la mayoría ayudan a regular el ciclo menstrual, disminuir la cantidad de volumen y en algunos casos puede desaparecer (3).

Mito: Los anticonceptivos causan desajustes hormonales.

Realidad: Esto puede ocurrir por un mal uso o abuso de algún anticonceptivo. Por ello, siempre deben ir acompañados de una valoración médica previa. No es recomendable la automedicación en su uso.

Mito: Existe una relación directa entre los anticonceptivos hormonales y cáncer.

Realidad: No se ha establecido una relación directa entre el uso de anticonceptivos hormonales y el desarrollo de cáncer. Esto obedece a factores de riesgo personales y hereditarios. Incluso algunos anticonceptivos orales pueden considerarse como un factor protector indirecto de cáncer de endometrio, cáncer de ovario y cáncer de colón. Por ello, es importante acudir con el especialista para elegir un método individualizado, de acuerdo con la condición de salud, hábitos y estilo de vida, así como factores de riesgo.

Mito: Necesitas un periodo de descanso entre uno y otro anticonceptivo.

Realidad: Los “descansos” no son necesarios ya que los anticonceptivos modernos tienen microdosis de hormonas que no se acumulan en el organismo. Por el contrario, suspender el anticonceptivo puede resultar en embarazo no planificado.

Mito: En mujeres jóvenes, como las adolescentes, no se recomienda el uso de anticonceptivos, menos los de larga duración como el Sistema Intrauterino (SIU) o implante.

Realidad: Las adolescentes son un grupo de alto riesgo para tener embarazos no planeados. En la actualidad los colegios internacionales de Ginecología y los programas nacionales de salud recomiendan en este grupo de edad el uso de anticonceptivos de larga duración por su alta tasa de satisfacción y continuidad (4).

Mito: Los métodos reversibles de acción prolongada causan infertilidad o dificultad para embarazarme al suspenderlo.

Realidad: Los métodos anticonceptivos hormonales inhiben temporalmente la ovulación y con ello el embarazo. No se produce ningún efecto acumulativo de las hormonas en el organismo. Al dejar de tomarlas, la mujer ovula normalmente y recupera su capacidad fértil.

Finalmente, las gineco-obstetras coincidieron en la seguridad, eficacia y conveniencia del uso de un anticonceptivo hormonal como método de Planificación Familiar, contribuyendo a que las mujeres tengan control sobre su vida sexual y reproductiva.


1. Yonker KA. Eficacy of a new low-dose oral contraceptive with drospirenone in premenstrual dysphoric disorder. Obstet Gynecol. 2005
2. http://vulvodynia.com/assets/files/effects_of_OCPs_on_sexuality.pdf
3. Uber J, et al. Eficacy and tolerability of a monophasic oral contraceptive containing ethinylestradiol and drospirenone. The European Journal of Contraception and Reproductive Health Care 2000;5:25-34.
4. Neyro JL, Cristóbal I, Celis-González C, Gómez M, Elorriaga MA, Lira-Plascencia J. Mitos y realidades de los anticonceptivos reversibles de larga duración. Ginecol Obstet Mex 2015;83:707-721.https://www.medigraphic.com/pdfs/ginobsmex/gom-2015/gom1511g.pdf