Posterior a la aparición de la pandemia por COVID-19 han crecido los mitos alrededor de las vacunas. El primero de ellos es que las vacunas están contraindicadas durante la emergencia sanitaria porque provocan una baja de defensas, a lo que el experto con máster Internacional en Infectología, el Dr. Rodrigo Romero Feregrino, secretario Académico de la Asociación Mexicana de Vacunología nos comunicó…

“Esto es completamente falso, el objetivo de las vacunas es crear una inmunidad óptima para enfermedades específicas para las cuales fueron creadas, no crean ninguna baja, ni te provocan susceptibilidad por otras enfermedades. Más allá del riesgo que existe al trasladarse al hospital, no hay ningún riesgo sobre la inmunidad que las vacunas pudieran provocar”.

La recomendación es continuar con la vacunación de manera normal, continuar los esquemas con las reglas de la Sana Distancia e higiene, ya que si la población deja de vacunar a los niños, por ejemplo, es que veremos resurgir enfermedades prevenibles a través de la inmunización, comentó el especialista.

Tanto la Organización Mundial de la Salud, como la AMV, recomiendan la continuidad de la vacunación, la asociación tiene esquemas de vacunación ideales para cada grupo etario y población de riesgo como son para las embarazadas, en los niños, por ejemplo, hay 13 vacunas en el esquema gratuito y se recomienda añadir tres más: Meningococo, Varicela y Hepatitis A. Los esquemas están disponibles en esta liga: https://www.amv.org.mx/asociacion-mexicana-de-vacunologia-esquemas.html

¿Es cierto que la vacuna contra la tuberculosis crea cierta inmunidad contra el nuevo coronavirus?

“Esa afirmación es un hallazgo que considera ciertos parámetros para su realización, pero que carece de sustento científico. Esta publicación no puede tomarse como algo completamente seguro, debe ser mejor estudiado. La vacuna de tuberculosis funciona para prevenir las formas graves de la tuberculosis en niños, hasta el momento no se ha demostrado que funcione para ninguna otra enfermedad”.

No hay datos en el registro de los pacientes que sufren o han sufrido los estragos del COVID-19 con relación al esquema de vacunación, comentó el especialista.

Sarampión

México tiene más de 150 casos confirmados, de acuerdo con la información, el brote comenzó en una cárcel de la Ciudad de México por una persona estadounidense infectada que fue aprendida en nuestro país y ocasionó la propagación en toda la Ciudad de México y en los municipios colindantes del Estado de México, de acuerdo con la información del reciente conversatorio sobre sarampión consultable en línea: https://www.youtube.com/watch?v=cPinaiccbiQ

En el 81% de los infectados no se pudo demostrar un antecedente vacunal. De acuerdo con los registros del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), hay un 49% de vacunas disponibles que no fueron aplicadas entre 2016 y 2019, que equivalen a una cantidad de más de 15 millones de vacunas no aplicadas en población objetivo entre los 12 meses y los 6 años de edad.

La vacunación es indispensable, sin embargo, la inmunidad de rebaño no se obtiene hasta que haya un 95% de la población inmunizada, en este sentido, la Organización Panamericana de la Salud invitó a través de la doctora Carissa Etienne y una videoconferencia a mantener la vacunación como una prioridad, ya que el sistema sanitario tendría que lidiar con dos enfermedades altamente infecciosas.

Argentina, México y Brasil son los países latinoamericanos que combaten ambos brotes, aunque en 2016 se había considerado esta enfermedad eliminada, en el caso de México, el último caso antes del nuevo brote habría ocurrido en 1994.