Moderna se refuerza frente a la variante sudafricana de la COVID-19. La compañía ha anunciado que ha completado la fabricación de material para su candidato a vacuna contra la variante del coronavirus ‘B.1.351, identificada por primera vez en Sudáfrica. Además, ha enviado dosis a los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos para un ensayo clínico de fase 1.

Los datos iniciales confirman que la vacuna proporciona una actividad neutralizante contra las nuevas variantes de interés, ha informado Moderna. No obstante, este laboratorio está aplicando dos estrategias contra las variantes, sujetas a la revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). En primer lugar, la empresa está evaluando dosis de refuerzo de la vacuna para aumentar la inmunidad neutralizante contra estas cepas.

Actualización frente a la variante sudafricana de la COVID

Por otra parte, la empresa evaluará la vacuna ya aprobada y la de la variante sudafricana como serie de vacunación primaria para las personas seronegativas. Estos candidatos se evaluarán en una serie de dos dosis en el nivel de dosis de 100 ug e inferior.

Además, la empresa tiene previsto evaluar la inmunogenicidad y la seguridad en participantes que no hayan recibido la vacuna ya aprobada, así como en participantes de estudios clínicos que hayan recibido previamente la vacuna.

Stéphane Bancel, director general de Moderna, ha expresado su deseo de comenzar el estudio clínico de la variante de refuerzo. “Debemos ser proactivos ante la aparición de nuevas variantes de SARS-CoV-2. Aprovechamos la flexibilidad de nuestra plataforma de ARNm para probar las actualizaciones de las vacunas que abordan las variantes emergentes del virus en la clínica. Esperamos demostrar que las dosis de refuerzo, si son necesarias, pueden hacerse a niveles de dosis más bajos. Esto permitirá proporcionar muchas más dosis a la comunidad mundial a finales de 2021 y 2022 si es necesario”.