Muchos países se están “quedando atrás” en la reducción de muertes por ENT o Enfermedades No Transmisibles y patologías crónicas como, por ejemplo, la diabetes o los cánceres de pulmón, colon e hígado, según publica el informe ‘NCD Countdown 2030’, en ‘The Lancet‘ y dirigido por la Organización Mundial de la Salud (OMS),

Según el trabajo, entre los países de ingresos altos, sólo Dinamarca, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Noruega, Singapur y Corea del Sur están en camino de cumplir la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), tanto para hombres como para mujeres, si mantienen o superan sus recientes tasas de progreso.

Actualmente, las enfermedades no transmisibles (ENT) causan la muerte a más de 40 millones de personas al año en todo el mundo, lo que representa siete de cada diez muertes a nivel mundial. Además, la gran mayoría (15 millones) de estas muertes ocurren entre los 30 y los 70 años.

En 2015, los líderes mundiales se inscribieron para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 3.4 de las Naciones Unidas de reducir a un tercio en las muertes entre los 30 y 70 años de edad por cuatro ENT clave: cáncer, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes, por el año 2030.

En este sentido, el informe, dirigido por el Imperial College de Londres, la Organización Mundial de la Salud y la NCD Alliance, revela que el objetivo mundial de reducción de muertes por ENT en un tercio para 2030 aún se puede lograr, pero muchos países se están “quedando cortos”.

“Ningún país puede alcanzar ese objetivo simplemente abordando una sola enfermedad. Lo que se necesita es un paquete de medidas, un sistema de salud sólido, que aborde la prevención, la detección temprana y el tratamiento, adaptado a la situación nacional”, ha dicho el director del estudio y profesor de Salud Ambiental Global en el Imperial College de Londres, Majid Ezzati.

Reducción de muertes por ENT y Covid-19

Del mismo modo se ha pronunciado el director de Enfermedades No Transmisibles de la Organización Mundial de la Salud, Bente Mikkelsen, quien ha avisado de que se estima que en la próxima década unas 150 millones de personas perderán la vida “demasiado pronto” a causa de una enfermedad no transmisible. Además, ha recalcado que estas patologías están aumentando actualmente por el Covid-19.

“Debemos asegurarnos de que todas las ENT se aborden en los planes de recuperación de Covid-19 para que podamos cambiar esta marea mortal. No podemos permitir que las ENT se conviertan en una catástrofe generacional, donde se desperdicia el potencial humano y se exacerba la desigualdad”, ha dicho el experto de la OMS.

Las personas con muchas ENT se ven afectadas de manera desproporcionada por el Covid-19, ya que el riesgo es considerablemente mayor de sufrir una enfermedad grave y morir a causa de la enfermedad. Al mismo tiempo, la capacidad de alcanzar los objetivos de la ONU se ve desafiada por el impacto adicional de la pandemia Covid-19, que está perturbando “gravemente” la capacidad de los servicios de salud nacionales para brindar exámenes de detección, diagnóstico, tratamiento y prevención regulares de las ENT.

El Covid-19 ha expuesto cómo la falta de inversión en una salud pública eficaz para prevenir las ENT y brindar atención médica a las personas que viven con ENT puede volver a afectarnos. La buena noticia es que todos los países aún pueden cumplir los objetivos de 2030, con políticas acertadas e inversiones inteligentes. La prevención y el tratamiento de las ENT ya no pueden verse como ‘algo agradable’, debe considerarse como parte de la preparación para una pandemia”, ha comentado la directora ejecutiva de NCD Alliance, Katie Dain.

Seguimiento del progreso en el ODS 3.4

Por otra parte, el informe ha puesto de manifiesto que la medida de la ONU del progreso hacia la meta 3.4 de los ODS está reduciendo en un tercio el riesgo de muerte entre los 30 y los 70 años de edad de cuatro grupos principales de ENT (cánceres, enfermedades cardiovasculares (ECV), enfermedades respiratorias crónicas y diabetes).

Entre los países de ingresos altos, solo Dinamarca, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Noruega, Singapur y Corea del Sur están en camino de alcanzar este objetivo tanto para hombres como para mujeres si mantienen o superan sus tasas promedio de disminución de 2010-16.

Además, 17 países ya están en camino de alcanzar la meta 3.4 de los ODS para las mujeres: Bielorrusia, Dinamarca, Irán, Kazajstán, Corea del Sur, Kuwait, Luxemburgo, Letonia, Maldivas, Noruega, Nueva Zelanda, Federación de Rusia, Singapur, Serbia, Timor-Leste, Ucrania.

Del mismo modo, 15 países van por “buen camino” para los hombres: Bahrein, Bielorrusia, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Irán, Islandia, Kazajstán, Corea del Sur, Luxemburgo, Maldivas, Noruega, Nueva Zelanda, Singapur, Eslovaquia.

Sin embargo, los países que mostraron estancamiento o pequeños aumentos en el riesgo de muerte prematura por estas ENT son Bangladesh (hombres), Egipto (mujeres), Ghana (hombres y mujeres), Cote d’Ivoire (hombres y mujeres), Kenia (hombres y mujeres), México (hombres), Sri Lanka (mujeres), Tanzania (hombres) y Estados Unidos (mujeres).


Otros datos del ODS 3.4

Por otra parte, a nivel mundial, las muertes por accidente cerebrovascular, enfermedades cardíacas y cáncer de estómago están disminuyendo, aunque el progreso general se ha ralentizado en comparación con la década anterior, según la OMS. Las muertes por diabetes, cáncer de pulmón, cáncer de colon y cáncer de hígado se estancan o aumentan en muchos países.

Al respecto, el informe ha revelado que el riesgo de muerte prematura por accidente cerebrovascular isquémico y hemorrágico, enfermedad cardiaca, enfermedades pulmonares crónicas y cáncer de estómago disminuyó más rápidamente que el de otras causas. Sin embargo, la enfermedad cardiaca sigue siendo la principal causa de muerte prematura en la mayoría de los países para los hombres y en aproximadamente la mitad de los países para las mujeres.

Por el contrario, el riesgo de muerte prematura por diabetes, cáncer colorrectal, cáncer de hígado, cáncer de mama y cáncer de próstata disminuyó más lentamente que otras causas, al igual que el cáncer de pulmón entre las mujeres. Para el cáncer de pulmón en las mujeres y los cánceres colorrectal, de hígado y de próstata en los hombres, el riesgo de muerte prematura aumentó en más de la mitad de los países.

Finalmente, el trabajo destaca que, aunque la reducción de muertes por ENT está disminuyendo en la mayoría de los países, el ritmo del cambio es “demasiado lento” para alcanzar la meta 3.4 de los ODS . “Para avanzar, debemos aprender de los países que lo están haciendo bien y replicar sus estrategias de prevención y atención médica de las ENT. Nuestro análisis muestra que todos los países todavía tienen opciones para alcanzar la meta 3.4 de los ODS, pero deben abordar múltiples enfermedades y tener sistemas de salud sólidos”, señala Ezzati.