Los estudios epidemiológicos han demostrado que las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, pero la causa de este fenómeno no está clara.

Ahora, un estudio dirigido por el profesor Keqiang Ye, del Instituto de Tecnología Avanzada de Shenzhen de la Academia China de Ciencias, ha ofrecido una respuesta clara a este misterio que ha desconcertado a la humanidad durante décadas.

Vía C/EBPB/AEP es el factor central

Integrando sus estudios anteriores, el equipo del profesor Ye ha establecido la teoría de que la vía C/EBPB/AEP es el factor central que impulsa la patogénesis de las enfermedades neurodegenerativas.

"Basándose en esta teoría, nuestro equipo buscó las hormonas femeninas que cambian drásticamente durante la menopausia y comprobó qué hormona activa selectivamente la vía C/EBPB/AEP", explica el profesor Ye, cuyo trabajo se ha publicado en la revista científica ‘Nature’.

Este equipo de investigación chino identificó la hormona estimulante del folículo (FSH) como el principal factor patógeno. "Durante la menopausia, la concentración sérica de FSH aumenta fuertemente, uniéndose al receptor de FSH en las neuronas y activando la vía C/EBPB/AEP. Esto da lugar a las patologías AB y Tau, que conducen al desarrollo del Alzheimer", afirma el doctor Zaidi Mone, coautor del estudio y profesor titular de la Escuela de Medicina Mount Sinai de Nueva York (Estados Unidos).

Resultados del estudio

Todos estos hallazgos sugieren que el aumento de la FSH tras la menopausia se une a la FSHR en las neuronas y activa la vía C/EBPB/AEP, que desempeña un papel importante en el desencadenamiento de la patología del Alzheimer.

En un futuro próximo, el equipo se centrará en diseccionar la relación entre genes de riesgo específicos como el ApoE4 y la FSH para explorar por qué las mujeres portadoras de ApoE4 son más vulnerables a desarrollar Alzheimer.

"Nuestros hallazgos demuestran que la vía de señalización C/EBPB/AEP actúa como un factor central en estas enfermedades dependientes de la edad, lo que puede ayudar a revelar cómo una variedad de factores de riesgo median en las enfermedades neurodegenerativas a través de la activación de esta vía", reflexiona Seong Su Kang, de la Universidad de Emory.

Además, el equipo del profesor Ye está ampliando esta teoría a numerosas enfermedades crónicas dependientes de la edad, como la diabetes, la aterosclerosis, el cáncer y el envejecimiento.