Investigadores del CIBER-BBN en el Instituto de Nanociencia y Materiales de Aragón (INMA) impulsan una novedosa manera de administrar fármacos mediante nanogeles transportadores. Estos nanogeles permiten encapsular una elevada cantidad de fármaco en su interior, prolongando su efecto y sin efectos secundarios. Los mismos están cargados con nanocristales de bupivacaína. Es decir, un anestésico comúnmente usado en anestesia epidural y en el control del dolor postoperatorio. De esta forma, se obtiene un elevado contenido de fármaco para una duración prolongada de la anestesia local.

Aporta más datos Manuel Arruebo, investigador del Instituto de Nanociencia y Materiales de Aragón, INMA y del CIBER-BBN . “Hemos validado esta nueva forma de dispensar el anestésico local tanto en cultivos celulares como en experimentos animales”. Así se ha demostrado que aumenta al doble la duración del bloqueo del nervio ciático en comparación con la misma dosis del anestésico libre.

Los estudios han demostrado que este sistema de administración presenta una baja toxicidad y no da lugar a una respuesta inflamatoria debido a la lenta liberación del fármaco y a la elevada biocompatibilidad del polímero usado.

Nanogeles para evitar efectos adversos

De hecho, estos nanogeles constituyen una alternativa a los analgésicos de mayor prescripción (antipiréticos, esteroides y opioides), que presentan frecuentemente efectos adversos.

Los nanogeles están formados por un polímetro biocompatible derivado del polietilenglicol (PEG). El mismo presenta propiedades termosensibles, de modo que se inyectarían a temperatura ambiente y al alcanzar la temperatura del cuerpo tras su administración sufren un cambio en su estructura. Así, dan lugar a una reducción de su volumen y transformándose en una estructura hidrofóbica. De esta forma, se controla la liberación del fármaco encapsulado en su interior.

La duración prolongada de la acción anestésica puede explicarse por la inmovilización regional de los nanogeles en el sitio de inyección. En concreto, alrededor del nervio ciático debido a su carácter hidrofóbico. Esto evita la difusión de las partículas de fármaco y su rápida eliminación mientras interactúa.