La consejería de Salud del Gobierno de Navarra ha decidido aumentar las horas extra para rebajar las listas de espera. Se trata, según ha apuntado la consejera Santos Induráin, de una medida “puntual”. Y es que durante el mes de setiembre las demoras han aumentado hasta los 42.087 pacientes para consultas de especialista un 33,8%, más que el año pasado por estas fechas, y hasta los 8.001 para las operaciones quirúrgicas.

Ante esta situación de “emergencia”, Salud ha puesto en marcha un Plan de Contingencia para actuar con la mayor premura posible y atajar las esperas asistenciales. Y es que según ha reconocido en la última Comisión de Sanidad  en el Parlamento de Navarra la consejera, los plazos de garantías que marca la ley “no se están cumpliendo desgraciadamente”.

Ante estas urgencias, Salud prevé realizar una actividad compensatoria: horas extras en servicios donde haya un déficit de personal o dificultad para contratar. Su intención es aplicar esta medida en 13 especialidades del  Complejo Hospitalario de Navarra, en 9 del Hospital de Tudela y en 5 del Hospital de Estella. Ante las críticas del sindicato médico de Navarra, Santos Induráin ha recalcado que se trata de “medidas puntuales”.

Sin presión alguna

Tal y como adelantó EL MÉDICO INTERACTIVO, la central médica ha denunciado la presión que sufren facultativos de distintos servicios. Sin embargo, el gerente del Osasunbidea ha negado tal afirmación durante su intervención en la Comisión de Sanidad. “No nos consta ningún tipo de presión”, subrayó. “Nosotros no presionamos a nadie”, indicó José Ramón Mora.

No obstante, el sindicato médico se reafirma en sus denuncias, al tiempo que recuerda que “a pesar de la presión asistencial, las actuales retribuciones de los médicos en Navarra se sitúan entre las más bajas del Estado, por lo que muchas veces estos se ven abocados a incrementar su nómina mediante ingresos extraordinarios, a través de jornadas complementarias”. En esta línea también se han expresado los partidos de la oposición, Navarra Suma y Bildu.

Derivación a centros concertados

Según han  indicado a EL MÉDICO INTERACTIVO fuentes sindicales, el Plan de Salud contempla una aplicación en dos fases. Hasta diciembre, el plan de contingencia para mejorar las listas. Y, en segundo lugar, un plan de accesibilidad y resolución que aborde las causas estructurales de las demoras, una iniciativa en la que trabajan en el departamento de Santos Induráin. Así, a las horas extras, hay que añadirle las derivaciones a los centros concertados, sobre todo para pacientes que superan el tiempo legal de la Ley de Garantías y que la Sanidad pública navarra no puede absorber.

Desde el Departamento, por su parte, están estudiando la búsqueda de contrataciones temporales para sustituciones, así como la recuperación de la actividad ordinaria tras las vacaciones, el reajuste en la gestión de huecos en consultas y la racionalidad en las revisiones.

Salud persigue, a toda costa, detener la tendencia ascendente de las listas de espera de los últimos 15 meses. Para ello, trabaja en otro plan de accesibilidad que regula la demanda, con más capacidad resolutiva de los profesionales de la Atención Primaria, crear nuevas capacidades también en el área hospitalaria e incrementar la coordinación y corresponsabilidad entre servicios y niveles asistenciales.