Nerea Garay, Bilbao.- Los nefrólogos españoles demandan un cambio de actitud de esta especialidad médica como es la posibilidad de actuar en la parcela preventiva, en las fases precoces de la dolencia. "Se trataría de influir en los factores que producen o aceleran el desarrollo de la insuficiencia renal, de retrasar y, en algunos casos, evitar la llegada de los pacientes a diálisis y mejorar la asistencia integral y precoz de estos pacientes. Y la mejor forma de lograrlo es sacando la Nefrología del hospital y llevándola a la Atención Primaria", asegura el doctor Julen Ocharan, nefrólogo del Hospital de Galdácano y miembro de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao y de la Sociedad Española de Nefrología (SEN). "La Nefrología extrahospitalaria está ya implantada en algunas comunidades. En esta línea, consideramos que tiene que extenderse al conjunto del Estado. Nosotros apostamos porque las distintas Administraciones lleven a cabo los estudios para ver su viabilidad. De este modo conseguiríamos más plazas de nefrólogos, que, realmente, se hacen necesarias", señala Ocharan.

Este facultativo considera que la Nefrología, a pesar de la madurez alcanzada, es relativamente reciente si se compara con otras especialidades médicas tradicionales, pues su reconocimiento oficial se produjo en 1977. "Ha tenido un carácter marcadamente hospitalario con la diálisis. Sin embargo, hoy este dato no se justifica, pues la diálisis extrahospitalaria – hemodiálisis y diálisis peritoneal ambulatoria continua – se realizan fuera de los centros hospitalarios, en lonjas o en el domicilio del paciente, y en mayor cantidad comparando con la diálisis hospitalaria".

El doctor Ocharan reconoce que los nefrólogos llegan a las enfermedades renales en fases demasiado tardías, cuando no terminales. "Es preciso, añade, mejorar la asistencia en las fases precoces, como única manera de evitar que cada año se multiplique el número de pacientes que precisan ser tratados con diálisis y trasplante renal".

La implantación de la especialidad en la Atención Primaria tendría gran importancia, "ya que va a conducir a un mayor conocimiento de la especialidad y de las enfermedades renales con una mayor facilidad en el desarrollo de su trabajo cotidiano, así como nuevas perspectivas para desarrollar parcelas como la prevención y la participación en nuevos proyectos multidisciplinares para abordar aspectos de la enfermedad no explorados hasta ahora", según este experto de la Sociedad de Nefrología.

En este sentido, explica este especialista, se produce una mejora de la asistencia integral nefrológica desde las fases más precoces y le acerca al paciente, "con lo que se facilita la prevención de la enfermedad renal, su diagnóstico y tratamiento, así como el enlentecimiento del desarrollo de la insuficiencia renal, retrasando o evitando la necesidad de tratamiento con diálisis y trasplante renal".

En la práctica, recalca el doctor Ocharan, las ventajas de llevar la nefrología a los centros de salud serían enormes, ya que el desarrollo de la prevención de la enfermedad renal permitiría reducir el número de pacientes que precisan tratamiento de diálisis, disminuyendo notablemente el enorme impacto económico, social, laboral, familiar y personal.