Redacción, Madrid.- La Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid) ha advertido, en un comunicado, que el virus respiratorio sincitial (VRS) está considerado como la principal causa de infecciones respiratorias graves (bronquiolitis y neumomías, entre otras) en niños menores de dos años, aunque, señala, sus efectos perniciosos no quedan ahí, ya que se le hace responsable también de un número considerable de gripes en personas ancianas.

"Típicamente se presenta en brotes que ocurren durante varias semanas en el otoño y el invierno", apunta el doctor Antonio Salcedo Posadas, experto en enfermedades respiratorias y miembro de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid), quien señala que si bien los más afectados por la infección son los bebés prematuros y niños de hasta dos años edad, sus efectos pueden dejarse notar en individuos de todas las edades. A este respecto, añade que recientemente se ha identificado a este virus como una causa de neumonitis y neumonía insterticial en personas de la tercera edad.

Se trata, por lo demás, de un agente patógeno altamente contagioso, "no sólo a través de las secreciones respiratorias de los pacientes, sino también a través de las manos y objetos que han estado en contacto con el paciente". Prueba de su capacidad para propagarse es que estudios longitudinales han demostrado que cerca de la mitad de los niños ha tenido una infección por VRS durante su primer año de vida, y que casi el 100 por cien ha sufrido la infección al cumplir dos años.

En cuanto a su sintomatología, ésta puede comprometer diversas partes del aparato respiratorio (nariz, faringe, laringe, traquea, bronquios, pulmón), mientras que aproximadamente un tercio de los infectados desarrolla neumonía, bronquiolitis o crisis obstructivas. "Alrededor del 2,5 por ciento de los infectados debe hospitalizarse y alrededor del 0,1 por ciento fallece", explica el citado neumólogo.

Prevención

Hasta el momento no hay ninguna vacuna disponible contra las infecciones motivadas por este virus, por lo que los expertos aconsejan extremar toda una serie de actitudes preventivas tendentes evitar el contagio. En este sentido, el especialista de Neumomadrid comenta que la lactancia materna puede ofrecer cierta protección, al haber ya estudios donde se sugiere que los niños alimentados al pecho tienen menor riesgo de adquirir una infección por VRS que requiera hospitalización.

Por otra parte, para prevenir la infección en el hogar conviene lavarse las manos antes de atender a los lactantes y evitar la exposición de éstos a personas con infecciones respiratorias agudas, medida ésta que es igualmente válida cuando existe un adulto mayor en el núcleo familiar. Otras actitudes recomendables, en opinión del doctor Salcedo, son tirar los pañuelos utilizados y evitar ambientes con humo y espacios llenos de gente, así como disponer de habitaciones a ser posible individuales para los niños pequeños.

Guarderías

"No hay que olvidar", añade, "que el virus sincitial se contagia con mucha facilidad a través del contacto físico (tocar, besar, dar la mano) y del aire (estornudar, toser, etc.), por lo que es muy frecuente en áreas densamente pobladas y, particularmente, en las guarderías".

Recientemente, un equipo de investigación español del Instituto de Salud Carlos III, publicó en la revista americana Proceedings of the National Academy of Sciences la primera evidencia sobre el modo en que se vale este virus para infectar las células del organismo. "Se trata de un hallazgo importante para comprender el mecanismo de activación del virus, lo que posiblemente permita avanzar en el diseño de nuevos medicamentos más eficaces contra esta enfermedad", concluye el especialista de Neumomadrid.