Una neurorrehabilitación intensiva consigue reducir la discapacidad y la dependencia funcional de los pacientes con complicaciones neurológicas derivadas de la COVID-19. Así lo han anunciado los profesionales de Vithas NeuroRHB tras analizar la buena evolución de varios de sus pacientes con polineuropatía o con miopatía del paciente crítico.

Estos casos se diagnosticaron al superar la infección por coronavirus SARS-CoV-2 con largos periodos de encamamiento y necesidad de unidades de cuidados intensivos.

Tratamiento neurorrehabilitador

“La primera paciente ingresada para realizar tratamiento neurorrehabilitador integral por una complicación neurológica derivada de la COVID-19 nos llegó un mes después de la declaración del estado de alarma, el día 16 de abril. La paciente tenía 51 años, había estado ingresada por neumonía bilateral complicada causada por el coronavirus SARS-CoV-2 y requirió intubación y ventilación mecánica durante 21 días. En cuanto logró la estabilidad clínica y fue capaz de respirar por ella misma, fue trasladada a nuestro Servicio de Neurorrehabilitación Vithas Valencia Consuelo, con el diagnóstico de polineuropatía asociada a miopatía del paciente crítico y con una situación de gran dependencia funcional. No presentaba control de tronco y era dependiente de otra persona para todas sus actividades básicas de higiene y autocuidado personal. La enfermedad fue devastadora para ella a nivel funcional”, recuerda la doctora Belén Moliner, directora médica de Vithas NeuroRHB.

Según explica Moliner, la paciente recibió un programa de rehabilitación intensivo, consistente en 20 horas de tratamiento semanales, siguiendo el método NeuroRHB. Dicha paciente “fue dada de alta el día 25 de mayo, al haberse recuperado de la tetraparesia diagnosticada al ingreso y al no presentar alteraciones a nivel del tono muscular. Ya era capaz de mover sus piernas y sus brazos, realizar transferencias y marcha de manera independiente; y podía subir y bajar escaleras. Además, ya podía realizar con independencia sus actividades de higiene personal, como el vestido y desvestido, la ducha y el lavado de dientes, manos y cara, así como maquillarse por ella misma”, añade.

El trabajo de Vithas NeuroRHB

En la actualidad, el Grupo Vithas ha atendido a más de una decena de pacientes con este diagnóstico. Se distingue porque el paciente sufre pérdida de fuerza de las extremidades y flacidez o pérdida del tono muscular. Tal y como señalan desde el Grupo, la buena evolución en la funcionalidad de los pacientes del servicio de neurorrehabilitación de Vithas confirma la efectividad del tratamiento para personas con polineuropatía o miopatía del paciente crítico, que han sufrido enfermedades graves, como la COVID-19.

Su programa específico se trata de un método de tratamiento intensivo basado en un diagnóstico preciso desde el ingreso y con un plan de tratamiento dirigido a obtener la máxima capacidad funcional del paciente. La doctora Carolina Colomer, directora clínica de Vithas NeuroRHB asegura que “en el contexto de pandemia por la COVID-19, hemos podido atender a personas con gran dependencia y necesidad de una segunda persona, debido a largos periodos de tratamiento en las Unidades de Cuidados Intensivos, con intubación y ventilación mecánica, y conseguir una gran evolución en poco tiempo”.

La polineuropatía es una afección médica que provoca una alteración en la capacidad de la persona para moverse o para percibir los estímulos sensoriales. Implica una afectación de las neuronas de todo el cuerpo, que puede aparecer en distintas intensidades. Esto puede afectar a los nervios encargados del movimiento o la percepción sensitiva. Se manifiesta en forma de pérdida de fuerza y de pérdida de la percepción sensitiva, pudiendo llegar hasta la inmovilidad y a no sentir el propio cuerpo.

Hospitales seguros

Los 19 hospitales de Vithas son hospitales seguros para pacientes y profesionales gracias a la implantación de estrictos protocolos de seguridad frente a la COVID-19. Entre las medidas implementadas, destaca el establecimiento de dos circuitos diferenciados: uno para las personas con síntomas compatibles con la COVID-19 y otro para el resto de pacientes.

Además, el Grupo está realizando test masivos de detección del virus en todo el personal, que está dotado de todas las medidas de autoprotección necesarias.

Según indican desde Vithas, la seguridad siempre se ha reforzado gracias a que todos los centros hospitalarios del Grupo implementan los estrictos protocolos de la Joint Commission International, organismo de referencia mundial que acredita la seguridad del paciente y la excelencia asistencial.