Redacción, Madrid.- Un estudio elaborado por la Dirección General de Tráfico y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y del que se hace eco la Asociación Española de Pediatría de A.P. (AEPAP), en su página web, revela que en España, el porcentaje del uso en general de sistemas de retención de niños en automóviles (SRI) es muy bajo, lo que para sus autores supone una situación preocupante. De hecho, según las conclusiones de esta investigación, los niños sin sujeción sufren cinco veces más lesiones mortales que aquéllos que están adecuadamente sujetos.

Igualmente, se ha podido comprobar que el número y gravedad de lesiones se incrementan con la edad. Así, mientras que el 26,2 por ciento de los bebés de menos de un año, incluidos en el estudio, resultaron ilesos, sólo el 11 por ciento de los niños de 10 y 11 años no sufrieron lesiones, lo que se puede asociar, según el referido estudio, a la disminución del uso del SRI.

Otra de las conclusiones a las que se llega, es que una amplia mayoría de niños mayores de cuatro años viajan sin retención alguna. De tal forma que se ha podido comprobar que mientras que el uso de cojines elevadores es "extremadamente" bajo en los niños más mayores, dado que casi ninguno con edades entre 7 y 9 años los suele usar, el grupo comprendido entre 4 y 6 años el que más los utiliza, pese a que éste solo alcanza el 10,8 por ciento. Por otro lado, se aprecia que en el 20 por ciento de los casos, sólo se emplea directamente el cinturón de seguridad para adultos, que, según los autores de la investigación, "ofrece un grado de protección mucho menor".

Del referido estudio, en el que también ha participado el Real Automóvil Club de España (RACE), se desprende, por tanto, que los vuelcos y la falta de utilización de sistemas de retención suponen una combinación peligrosa tanto para los adultos como para los niños que viajan en los vehículos.

Con relación a las zonas del cuerpo que suelen resultar más lesionadas, se destaca la cabeza es la región que mayormente queda afectada. Las extremidades aparecen como la segunda zona del cuerpo peor parada, y aunque las lesiones en éstas tienden a conllevar un menor riesgo de fallecimiento, a menudo producen una discapacidad permanente. Por último, los daños en el tórax se registraron en el 9,3 por ciento del total de los siniestros y en el 40 por ciento de los que resultaron mortales.

Efectividad del SRI

Del estudio se desprende, finalmente, que cuando el SRI se emplea de forma adecuada, la probabilidad de que un niño resulte ileso es de 2,6 veces superior que cuando no se usa. Por otra parte, aunque el efecto protector de estos sistemas se aprecie en menor medida cuando se tienen en cuenta las lesiones leves, éste es más evidente a medida que se consideran lesiones cada vez más graves.

El estudio concluye con los datos de que los niños sin sujeción sufren 2,5 veces más lesiones graves que aquéllos que van adecuadamente sujetos, y un 1,8 más que los que van inadecuadamente asegurados.