Las niñas y los niños absorben 50% del plomo que ingieren, comparado con 20% que absorben los adultos, porque están en etapa de crecimiento y desarrollo.

Sin embargo, la exposición al plomo en los niños puede suceder después de nacer o incluso antes de que esto suceda, debido a la ingesta de nutrientes o materiales a los que la madre tenga acceso.

Marcela Tamayo y Ortiz, doctora en epidemiología ambiental y ocupacional adscrita a la Unidad de Investigación de Salud en el Trabajo del IMSS explica que, desde el vientre, cuando el feto está en formación necesita ciertos nutrientes, como el calcio, para el desarrollo de las neuronas.

Es así que la especialista explica que el cuerpo humano no distingue entre el calcio y el plomo. Por lo tanto, al estar expuesta la madre a este material pesado, podría llegar con mayor facilidad al feto a través del cordón umbilical.

En tanto, después de nacer un niño puede entrar en contacto con el plomo al gatear o meterse las manos a la boca constantemente, principalmente, si habitan cerca de alguna de las industrias que lo extraen, lo procesan o lo utilizan.

Los casos más frecuentes de intoxicación de plomo en México, afirma Tamayo, se dan principalmente por el uso de greta u óxido de plomo en la alfarería en forma de vasijas de barro de baja temperatura.

Afectación por contacto al plomo

La exposición al plomo antes o después de nacer, puede resultar en:

  • Déficit de atención.
  • Falta de concentración.
  • Incapacidad de socializar.
  • Dificultad para hablar
  • Pérdida de coordinación.
  • Problemas de audición y de equilibrio.

 

Detección oportuna en infantes

De acuerdo con la Secretaría de Salud, 1.4 millones de los niñas y niños mexicanos de uno a cuatro años tienen niveles superiores a 5 mcg/dl de plomo en la sangre; de los cuales, 26% se encuentra en la zona sur y 21% en la zona centro, donde se registraron, 38 mcg/dl y 47 mcg/dl, respectivamente.

La mayor prevalencia se concentra en Puebla con más de 46%, seguido de San Luis Potosí con 37%, Tlaxcala 36%, Estado de México 30%, Oaxaca 29% y Ciudad de México 28%.

La detección de plomo se puede realizar de dos formas:

  1. A través de una prueba de laboratorio en sangre venosa.
  2. Por medio del medidor de glucosa. Una pequeña punción en la yema del dedo, se pone una gota de sangre en una tira o reactivo y se introduce a un aparato llamado Lead Care, que da el resultado en tres minutos.

 

Consecuencias del plomo en la sangre

En un cuerpo bien nutrido (con un adecuado consumo de calcio, hierro, zinc), el plomo se elimina con el paso del tiempo. Por lo tanto, mientras más rápido se identifique la fuente de intoxicación y se elimine, más rápido bajarán los niveles.

En el caso de las niñas y los niños, la doctora en epidemiología ambiental, Marcela Tamayo y Ortiz, recomienda:

  • Alimentación balanceada y rica en calcio, hierro, fósforo y zinc.
  • Revisar que el barro en el que se consumen alimentos esté libre de plomo.
  • Cuidar que las mujeres embarazadas, niñas y niños consuman alimentos en barro libre de plomo o cerámica de alta temperatura.
  • Procurar un ambiente de estimulación desde etapas tempranas.

Con el fin de apoyar el desarrollo y crecimiento de niñas y niños libres de plomo, Pure Earth, organización civil sin fines de lucro, hace un llamado a padres de familia, empresas, instituciones a formar parte de la Alianza Comida sin Plomo para identificar, mapear, medir y visibilizar todos los esfuerzos realizados con alfareras y alfareros para eliminar el plomo.