Un estudio realizado por un equipo de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) afirma que el nivel de triglicéridos pueden ser factor de riesgo cardiovascular tan relevante como el colesterol elevado.  Hasta ahora, los triglicéridos habían quedado relegados a una posición secundaria en la génesis de la aterosclerosis. Generalmente encubiertos por el colesterol asociado a lipoproteínas de baja densidad (conocido como LDL).

Ahora, este trabajo muestra, por primera vez, que en individuos con riesgo cardiovascular bajo a moderado, un alto nivel de triglicéridos se asoció con aterosclerosis subclínica e inflamación vascular. Este hallazgo se encontró incluso en personas con niveles normales de LDL-C o colesterol ‘bueno’. Además, en el trabajo ahora publicado en JACC, no solo se ha visto la asociación entre triglicéridos y aterosclerosis, sino también la relación con la inflamación vascular.

Según los investigadores, el punto de corte a partir del cual el riesgo de aterosclerosis se eleva de forma marcada es de 150 mg/dL. Así pues, parece razonable aconsejar a la población las medidas higiénico-dietéticas adecuadas para su consecución.

Niveles de triglicéridos

Los investigadores analizaron la asociación entre los niveles de triglicéridos con la presencia de placas ateroscleróticas silentes en diferentes territorios vasculares. Para ello se tuvieron en cuenta los datos del registro PESA que demostraron una relación muy marcada. Según los expertos estas son placas ateroscleróticas que aún no han producido eventos clínicos. De esta forma se puede actuar sobre ellas para su prevención.

El trabajo del CNIC tiene implicaciones importantes para modificar las guías de práctica clínica. En concreto,  haciendo hincapié en la necesidad de controlar no solo el colesterol-LDL sino también los niveles de triglicéridos. “La medición de los niveles de triglicéridos es algo habitual. Afortunadamente, disponemos de un arsenal terapéutico apropiado y eficaz para conseguir su control a niveles adecuados”, concluye el director del CNIC, Valentín Fuster.