Tener niveles adecuados de vitamina D puede prevenir la aparición del cáncer o mejorar el pronóstico de algunos tumores, según ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental y que ha sido publicado en la revista ‘Seminars in Cancer Biology’.

“Los efectos anticancerígenos de la vitamina D son especialmente pronunciados en la prevención y el tratamiento del cáncer de colon y el cáncer de sangre. Además, la alta capacidad de respuesta a la vitamina D puede estar relacionada con un menor riesgo de cáncer. La capacidad de respuesta a la vitamina D varía entre las personas, lo que afecta su necesidad de suplementos de vitamina D”, han explicado los expertos.

La vitamina D es conocida comúnmente por su papel crucial en la salud ósea, si bien los expertos han comentado que también regula el sistema inmune, y que sus efectos anticancerígenos están mediados principalmente por las células inmunes como, por ejemplo, los monocitos y las células T. Además, la vitamina D ejerce sus efectos a través del receptor de vitamina D (VDR), que es un factor de transcripción involucrado en la expresión y regulación epigenética de numerosos genes.

Según la revisión, los estudios que se centran en el efecto de la vitamina D en diferentes tipos de cáncer proporcionan la evidencia “más sólida” de sus beneficios en el cáncer colorrectal y en los cánceres de sangre, como las leucemias y los linfomas.

“La vitamina D es importante tanto para la diferenciación de las células sanguíneas durante la hematopoyesis como para las células madre adultas en tejidos que se regeneran rápidamente, como el colon o la piel. Un estado de vitamina D demasiado bajo conduce a una función subóptima del VDR y a un mayor riesgo de que estas células no se diferencien por completo y comiencen a convertirse en células cancerosas en crecimiento no controladas”, han detallado los investigadores.