La enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC se asocia con tasas más altas de muchos tipos de cáncer, incluidos los de pulmón, esófago, colon, vejiga y cáncer de mama. A menudo como resultado de muchos años de fumar, la enfermedad dificulta la respiración, dejando a los pacientes con niveles más bajos de oxígeno y niveles más altos de dióxido de carbono en la sangre.

El bajo nivel de oxígeno, llamado hipoxia, es una característica conocida del microambiente del cáncer de páncreas y contribuye a la agresividad del tumor y la resistencia a la terapia. Sin embargo, el impacto de los altos niveles de CO2 en el cáncer de páncreas ha sido considerablemente menos estudiado.

“Los pacientes con estas enfermedades respiratorias generalmente comienzan a acumular un exceso de CO2 en su organismo antes de desarrollar una falta sintomática de oxígeno”, señala el primer autor Avinoam Nevler, investigador del Centro de Cáncer Sidney Kimmel (SKCC)-Jefferson Health.

“Si el dióxido de carbono contribuye de hecho a la progresión de la enfermedad, podemos tener la oportunidad de mejorar la respuesta al tratamiento no solo centrándonos en el oxígeno, sino también normalizando los niveles de dióxido de carbono en los pacientes”, añade. Los hallazgos ofrecen la posibilidad de corregir estos niveles antes del tratamiento.

Los autores observaron ambas líneas celulares de tumor pancreático en el laboratorio y los datos históricos del paciente para la asociación entre las enfermedades pulmonares obstructivas y el cáncer pancreático.

Investigaciones anteriores habían demostrado que el microambiente del tumor pancreático alberga niveles aumentados de CO2. Aquí, el equipo demostró que aumentar el CO2 en cultivos celulares a los niveles observados en pacientes pulmonares era suficiente para aumentar su crecimiento y agresividad.

Cuando estas células con alto contenido de CO2 fueron tratadas con agentes quimioterapéuticos comunes y radioterapia, mostraron una mayor resistencia en comparación con las células cultivadas en condiciones normales de CO2 .

Los investigadores también analizaron si podían ver la misma relación en las personas. El doctor Nevler y su equipo consultaron los registros quirúrgicos de pacientes con cáncer de páncreas para aquellos que también tenían un diagnóstico de asma o EPOC.

Aunque era imposible separar la contribución de CO2 y los niveles de oxígeno en estos pacientes, los investigadores hicieron ver que de los 578 pacientes que examinaron, los casos con enfermedades pulmonares crónicas tenían un 60% más riesgo de recurrencia del cáncer.

“Aunque hay más trabajo por hacer para consolidar la asociación que estamos viendo –admite el doctor Nevler–, lo que es realmente importante es que los niveles de dióxido de carbono se pueden reducir en los pacientes mediante el abandono del hábito de fumar, mediante un ejercicio personalizado y un régimen de terapia respiratoria e incluso cambiando la dieta”.

“Actualmente estamos en el proceso de diseñar un ensayo clínico para probar estas modalidades y, con suerte, alargar la vida de los pacientes al normalizar los niveles de CO2 y volver a sensibilizar el cáncer a la quimioterapia pancreática estándar”, anuncia.