Los médicos rurales de Castilla y León  (CyL) denuncian ante la consejería de Salud su exceso de trabajo. “Estamos desbordados; esta situación puede estallar en cualquier momento. Es inadmisible el número de guardias que estamos teniendo que hacer ante la falta de facultativos”, han subrayado fuentes del colectivo a EL MÉDICO INTERACTIVO.

La razón fundamental es que en verano aumenta la población de manera muy notable en el medio rural; la segunda, que hay médicos que cogen vacaciones y no cubren con suficiente rapidez y en su totalidad las vacantes. Esto obliga a una saturación en las consultas, a reducir los días que los facultativos rurales atienden en las aldeas más pequeñas pasando de dos visitas a la semana a una sola; “esto sumado a un aumento desaforado en las guardias que tienen que cubrir”, recalcan visiblemente molestos por la situación que viven cada año por estas fechas, pero que corre el riesgo de extenderse a todo el año.

“No es normal que un médico de familia tenga que hacer nueve o más guardias en un mes; la atención se resiente y los que la sufrimos no solo somos los propios facultativos con un gran estrés, sino también los propios pacientes”, indica a este medio una sanitaria de AP rural de Ávila.

Estas opiniones sobre el periodo estival serían pasajeras y subsanables más fácilmente si no fuesen la cresta de una ola que no hace sino incrementarse en esta temporada, porque en realidad las deficiencias apuntadas por los médicos de Castilla y León son una constante a lo largo de todo el año, aunque, evidentemente, sobrepasan lo soportable en los periodos de vacaciones: verano, navidades y Semana Santa.

Los médicos de familia rurales de CyL se sienten ninguneados y abandonados por parte de la consejería. Los sindicatos vienen denunciando también sistemáticamente la falta de médicos. “Nadie quiere ir a determinadas zonas, porque las condiciones en las que se trabajan son agobiantes; no tienen el más mínimo aliciente por eso se produce una fuga de talento a otras comunidades”, recalcan fuentes sindicales.

Déficit de médicos rurales todo el año

El déficit de médicos de Atención Primaria, sobre todo en las zonas rurales de Castilla y León, ha venido siendo uno de los ejes del departamento en los últimos tiempos. Incluso se ha llegado a aprobar la concesión de incentivos para aquellos médicos que decidan trabajar en estos lugares. A pesar de esta medida, la España vaciada es un problema real que está afectando a la Sanidad de esta comunidad.

Precisamente, la problemática que sufren los médicos rurales es uno de los temas que la nueva consejera, Verónica Casado, médica de AP también, se comprometió a solucionar. Sin embargo, desde el colectivo de facultativos rurales no las tienen todas consigo. “Todo son promesas, pero llevamos años reivindicando unas mejores condiciones laborales y todo son buenas palabras. Queremos hechos. A ver si la consejera cumple con sus palabras”, apuntan visiblemente molestos.