La ordenación del genoma humano es un logro histórico para toda la Humanidad. Esta proeza científica no es tanto un lugar de llegada como una plataforma de partida hacia un horizonte lleno de conocimientos y aplicaciones prácticas que hasta hace poco tiempo apenas eran intuidas. Pero no sólo se trata del conocimiento sino de las repercusiones del mismo en el conjunto de la sociedad, desde las perspectivas de la investigación hasta las profilácticas y terapéuticas. Es decir, la ciencia está hecha para el progreso pero cuando se tratan determinados temas hay que tener en cuenta las implicaciones éticas que deben debatirse y discutirse en la sociedad democrática.

La genómica es una de las principales revoluciones de la biología moderna. El programa genoma humano ha puesto de manifiesto que no sólo las conocidas enfermedades genéticas clásicas (entre ellas fibrosis quística), sino que enfermedades que conllevan una gran morbilidad e indudable trascendencia social, como Alzheimer, Parkinson, diabetes o cáncer también tienen base genética.

Con la investigación genómica surge una serie de consecuencias tecnológicas, terapéuticas y en general culturales, que marcarán diferencias esenciales de progreso entre las sociedades que posean estos conocimientos y aquellas que se queden fuera sin poder acceder al campo de la vanguardia biomédica. "Ni Andalucía, ni Sevilla pueden permitirse el lujo de ser indiferentes o quedarse pasivas ante el umbral del advenimiento de la medicina genómica: para la Comunidad Científica local, y para la sociedad civil en general, es absolutamente indispensable estar presentes", explica el Profesor Francisco Javier Miñano, catedrático de Farmacología de la Universidad de Sevilla y coordinador científico del ciclo de conferencias "Genómica y Salud".

"Estos ciclos centrados en la transmisión de conocimientos de la mano de destacados expertos y científicos se ajustan al compromiso de Novartis basado en la investigación, la innovación y la difusión", comenta el Dr. Jesús Acebillo, CEO de Novartis España.

Este ciclo de conferencias "Genómica y Salud: Dinámica Científica y Sociedad" nace con la vocación de ayudar a la expansión de este caudal de conocimientos. A lo largo de diez conferencias, impartidas por científicos de reconocido prestigio, se debatirán, entre los temas más destacados, las repercusiones científicas y sociales del Proyecto Genoma Humano, la investigación con células madre y las perspectivas terapéuticas de la Genómica en las enfermedades neurodegenerativas y en la diabetes.

Se trata de contribuir, mediante el análisis de los elementos de esta nueva frontera de la Medicina, al acercamiento de la información, el conocimiento y la tecnología inherentes al genoma humano.

"Estoy absolutamente convencido de que estas jornadas, un foro de expertos abierto a los ciudadanos, va a generar opciones de discusiones claves para definir en Sevilla, y en Andalucía, el reto intelectual, ético, científico y tecnológico que se desprende del esclarecimiento del genoma humano" comenta Francisco Javier Miñano.

La conferencia inaugural, tras el acto de presentación del Ciclo de Conferencias con las Autoridades Locales, ha estado a cargo de Santiago Grisolía. El Profesor Grisolía ha señalado que "transcurridos 50 años de la propuesta de Doble Hélice por Watson y Crick, destacaría, personalmente, la gran importancia que su descubrimiento ha supuesto para el desarrollo de la genética y para el conocimiento del Genoma Humano; no sólo en el ámbito científico sino también en el médico y social." Y añade que "en aquella época no se le dio la importancia suficiente y es curioso ver como 4 o 5 años después del descubrimiento, Salvador Dalí, pintó el primer cuadro refiriéndose al ADN".