La hidroxicloroquina y un medicamento relacionado, la cloroquina, están siendo evaluados actualmente en ensayos clínicos para tratar el COVID-19. Hay que recordar que la hidroxicloroquina (derivado de la cloroquina) se ha utilizado durante años en el tratamiento de la malaria, sin embargo, experiencia previa ya demostró en 2005 que la reproducción de SARS-CoV-1 en cultivo celular estaba bloqueada por cloroquina, momento en el cual no había infecciones en humanos.

Ante estos datos, actualmente existe una alta demanda de hidroxicloroquina en los centros sanitarios. Es por ello que los laboratorios que disponen de la misma, han decidido realizar donaciones gratuitas para poder atender de forma rápida a un mayor número de pacientes.

Concretamente, Novartis ha anunciado hoy su compromiso de donar hasta 130 millones de dosis de hidroxicloroquina genérica para apoyar la respuesta pandémica global al COVID-19.  En concreto, Novartis ha respaldado varios ensayos clínicos en marcha y evaluará la necesidad de nuevos ensayos clínicos. Así, cuando las autoridades públicas autoricen su uso en pacientes infectados con COVID-19, Novartis pretende donar hasta 130 millones de dosis de 200 mg. Se calcula que esto ocurrirá a finales de mayo, incluyendo su stock actual de 50 millones de dosis de 200 mg.

De esta forma, Novartis trabajará con las partes interesadas, incluyendo la Organización Mundial de la Salud, para determinar la óptima distribución del medicamento y garantizar un amplio acceso para los pacientes más necesitados de este medicamento en todo el mundo. Por ello, la compañía también se está planteando escalar su capacidad para incrementar el suministro y se ha comprometido a trabajar con fabricantes de todo el mundo para satisfacer la demanda global.

La urgencia de España

En esta misma línea, TEVA España también ha anunciado la donación inmediata de 390.000 dosis de hidroxicloroquina. Así, las 13.000 cajas de Hidroxicloroquina ratiopharm 200mg. que actualmente tiene en stock la compañía en España serán donadas sin coste alguno al Ministerio de Sanidad.  Cabe recordar que, en España, el cuarto país en número de contagios, pero el tercero en el número de muertes, existe una demanda más urgente, por lo que la compañía también está trabajando intensamente para conseguir más producto, el cual también sería donado sin coste alguno a las autoridades españolas.

Tal y como recuerdan desde la compañía, las tabletas de sulfato de hidroxicloroquina fabricadas por TEVA están aprobadas para el tratamiento de la malaria, el lupus eritematoso y la artritis reumatoide. Aunque el producto no está aprobado para su uso en el tratamiento de COVID-19, actualmente se está investigando su eficacia contra el SARS-CoV-2, causante del Coronavirus (COVID-19). TEVA también está revisando el suministro de hidroxicloroquina y cloroquina a nivel mundial para determinar si hay oportunidades adicionales de suministro y acceso para los pacientes.