Cardioalianza, entidad que representa a los pacientes cardiovasculares en nuestro país, se une a la campaña internacional del Día Mundial del Corazón. Con la misma, hace un llamamiento para que personas, entidades y gobiernos usen el corazón para “conectar”. Así, esta campaña lleva el lema “use heart to connect” (usa el corazón para conectarte). De esta forma, hace referencia a tres mensajes distintos: conectar con tu propio corazón (mensaje de prevención); conectar con cada corazón (mensaje de equidad) y conectar con las personas con enfermedad cardiovascular (mensaje de comunidad).

Con más de 120.000 defunciones al año, la enfermedad cardiovascular (ECV) sigue siendo la principal causa de muerte en España. Además, la pandemia de la COVID-19 no ha hecho más que aumentar la vulnerabilidad de estos pacientes. No obstante, se ha visto que la COVID-19 afecta de forma más severa. Además, muchos, por miedo al contagio, no han acudido a urgencias. Por otra parte, la incertidumbre, el miedo y el confinamiento, también les ha separado de sus familiares y amigos.

Por estos motivos Cardioalianza, entidad miembro de la World Heart Federation (WHF), pide a los ciudadanos en general y a los pacientes con ECV en particular volver a “conectar”.

Volver a “conectar”

La idea de volver a “conectar” también hace referencia al impulso de la salud digital en la atención a la salud cardiovascular. No obstante, desde consultas en línea hasta electrocardiogramas (ECG), seguimiento de la presión arterial y cirugía virtual, el mundo online ha abierto nuevas posibilidades en el campo de la atención cardiovascular. De las mismas podrían beneficiarse millones de personas. Sin embargo, como ocurre con toda transformación digital rápida, existen también grandes desafíos. Para el cuidado de la salud, las principales preocupaciones son la privacidad de los datos, la compatibilidad de la tecnología y la necesidad de contacto humano.

“Para lograr estos objetivos comunes, desde Cardioalianza instamos a las instituciones sanitarias y al gobierno central y autonómicos a trabajar para implementar medidas”, concluye Maite San Saturnino, presidenta de Cardioalianza. Estas deben contribuir a fomentar el acceso y la conectividad de los pacientes con todo el Sistema Sanitario. Es decir, con los profesionales sanitarios, así como entre los distintos niveles asistenciales. “Para ello los pacientes deberíamos participar en su diseño”.