Los primeros resultados del ensayo CheckMate-9LA  se han presentado en una sesión oral durante el Congreso ASCO 2020. Tal y como adelantaba Bristol Myers Squibb, este estudio ha conseguido una mejora significativa en la supervivencia global en cáncer de pulmón no microcítico metastásico.

En concreto, la combinación con nivolumab (Opdivo) más ipilimumab (Yervoy), administrados de forma concomitante con dos ciclos de quimioterapia, para el tratamiento de primera línea, mejoró los resultados frente a quimioterapia.

“Se ha demostrado que la combinación de nivolumab más ipilimumab aumenta la supervivencia global en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico en primera línea y añadir dos ciclos de quimioterapia podría ayudar a mitigar el riesgo de progresión precoz de la enfermedad,” dijo e Martin Reck, investigador del ensayo CheckMate-9LA.

Con un seguimiento mínimo de 12,7 meses, nivolumab más ipilimumab con dos ciclos de quimioterapia mejoró la supervivencia global independientemente de los niveles de expresión de PD-L1, reduciendo el riesgo de muerte en un 38 por ciento.

Además, la inmunoterapia dual en combinación con dos ciclos de quimioterapia demostró una tasa de supervivencia libre de progresión a un año del 33 por ciento frente al 18 por ciento con quimioterapia y una tasa de respuestas globales del 38 por ciento en comparación con el 25 por ciento con quimioterapia.

Combinación única de dos inhibidores para cáncer de pulmón

Nivolumab más ipilimumab es una combinación única de dos inhibidores del punto de control inmunitario.  Esta combinación tiene un mecanismo de acción potencialmente sinérgico, dirigiéndose a dos puntos de control diferentes (PD-1 y CTLA-4) para ayudar a destruir las células tumorales.

Ipilimumab ayuda a activar y hacer que proliferen los linfocitos T. Por su parte, nivolumab ayuda a los linfocitos T existentes a descubrir el tumor. Algunos de los linfocitos T estimulados por ipilimumab pueden convertirse en linfocitos T de memoria, lo que puede permitir una respuesta inmunitaria a largo plazo. La adición de dos ciclos de quimioterapia a nivolumab más ipilimumab podría ayudar a los pacientes a alcanzar control precoz de la enfermedad.