Los investigadores han descubierto una combinación que resulta potencialmente prometedora para el carcinoma de células renales (CCR), según un estudio internacional publicado en la revista ‘Science Translational Medicine’.

El carcinoma de células renales es la forma más común de cáncer de riñón. En 2018, se estima que hubo 403.000 nuevos casos y 175.000 muertes por cáncer de riñón en todo el mundo. Actualmente, la tasa de supervivencia a 5 años para los pacientes con CCR metastásico es solo del 12 por ciento.

Los tratamientos actuales incluyen inhibidores de las vías VEGF y PD-1. Sin embargo, la mayoría de los pacientes presentan resistencia a la terapia y aún se necesitan nuevos tratamientos combinados para mejorar la eficacia de estos enfoques actuales.

Los investigadores han demostrado que la expresión de ACE2 es un buen factor pronóstico en el CCR, que la pérdida de ACE2 media la resistencia a los tratamientos clásicos y que, en modelos preclínicos, el tratamiento con un fármaco que se encuentra aguas abajo de ACE2 puede mejorar las respuestas tumorales en el CCR y prolongar significativamente supervivencia.

El equipo, dirigido por el Dr. Rupal Bhatt, MD, PhD , y el University College Cork, el Dr. Thomas Walther de Irlanda,

“Nuestro equipo informó que ACE2 es una nueva molécula protectora para el CCR y, sobre la base de este hallazgo, mostramos que la angiotensina- (1-7), un pequeño péptido generado por ACE2, puede usarse para controlar el crecimiento tumoral en modelos preclínicos –explica el doctor Rupal Bhatt, oncólogo médico del Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC) y profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard.

“Nuestros hallazgos sugieren que la angiotensina- (1-7) podría desarrollarse en ensayos clínicos como una opción terapéutica prometedora en pacientes con CCR en combinación con los tratamientos estándar actuales de atención y tiene un gran potencial para mejorar la supervivencia general”, añade.

La ACE2 es una enzima que pertenece al sistema renina-angiotensina (RAS) y antagoniza la vía clásica del receptor de angiotensina II / AT1. Curiosamente, también es el receptor de la proteína pico SARS-CoV2, y su regulación a la baja por parte del virus conduce a la progresión, a menudo mortal, del síndrome de dificultad respiratoria aguda en pacientes con COVID-19.

Bhatt, junto con Thomas Walther, del Colegio Universitario de Cork (Irlanda), y sus colegas muestran que una mayor expresión de ACE2 se correlaciona con una mejor supervivencia general en pacientes con CCR.

También demostraron que los inhibidores del receptor de VEGF, como sunitinib y axitinib, reducen la expresión de ACE2 en células tumorales en cultivo y en tumores en modelos de ratón de CCR. Usando métodos y técnicas novedosos e innovadores, los autores generaron múltiples líneas de evidencia de que esta regulación negativa de ACE2 puede ser la causa de la resistencia a la inhibición de la vía del VEGF, la consecuencia inevitable de esta clase de fármacos usados aprobados.

Los autores también informan que la angiotensina- (1-7) es el posible mediador de este efecto. Los autores también demostraron que la terapia triple de inhibidores de la vía VEGF y anti-PD-L1 con angiotensina- (1-7) es superior al tratamiento estándar real con inhibición de la vía VEGR y PD-1.

“Nuestro trabajo muestra que la angiotensina- (1-7) podría proporcionar una opción terapéutica prometedora en pacientes con CCR en combinación con inhibidores de la vía del VEGF”, resalta el coautor correspondiente Walther, profesor de farmacología en el University College Cork.

“La resistencia a los inhibidores de la vía del VEGF es un problema general en el tratamiento del cáncer y, por lo tanto, nuestros hallazgos tienen implicaciones más amplias para las terapias con inhibidores de la vía del VEGF que más allá del CCR podrían extenderse a otros tipos de cánceres”, concluye.