La Universidad de Barcelona investiga una nueva diana farmacológica contra el alzhéimer en un estudio cuyos principales resultados se han publicado en la revista Neurotherapeutics. Las conclusiones muestran que la inhibición de la enzima epóxido hidrolasa soluble (sEH) en modelos murinos de la enfermedad disminuye el proceso neuroinflamatorio. En consecuencia, mejora la respuesta endógena del organismo y se reduce el deterioro y la muerte de las neuronas que causan este tipo de demencia.

Los resultados del estudio de la Universidad de Barcelona “reafirman el papel de esta enzima en la evolución del alzhéimer y señalan su inhibición como potencial estrategia terapéutica para esta patología y también para otras que cursen con neuroinflamación”, según han informado sus autores.

Nueva diana farmacológica contra el alzhéimer

La investigación está liderada por los profesores de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación Mercè Pallàs (Instituto de Neurociencias), Santiago Vázquez (Instituto de Biomedicina de la UB, IBUB), Carles Galdeano (IBUB) y Christian Griñán-Ferré (Instituto de Neurociencias).

También han participado expertos del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IIBB)-centro del CSIC y del IDIBAPS-, la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad de California-Davis.

Procesos inflamatorios del alzhéimer

Los autores de la investigación han señalado que los fármacos que se utilizan actualmente para tratar el alzhéimer tienen una eficacia muy limitada. Además, solo en estadios leves de la enfermedad. Las estrategias terapéuticas de los últimos años se han dirigido específicamente a contrarrestar vías moleculares. Algunos ejemplos son la acumulación de beta amiloide y la formación de placas en el cerebro características de esta patología.

El estudio publicado en Neurotherapeutics ha utilizado un nuevo enfoque relacionado con los procesos inflamatorios que contribuyen a desencadenar esta enfermedad y modular su patogénesis.

La investigadora Mercè Pallàs ha explicado que “es de vital importancia ampliar la investigación en la terapia para el alzhéimer hacia nuevas dianas farmacológicas, preferentemente relacionadas con las vías fisiopatológicas de la enfermedad”. En este caso, el interés se centró en la sEH. “Su inhibición había mostrado efectos antiinflamatorios muy potentes y alguno de sus inhibidores estaba o había estado en fases clínicas para el tratamiento de la hipertensión, de procesos inflamatorios o, recientemente, del dolor neuropático”.

Fármacos con efectos neuroprotectores para el alzhéimer

La enzima sEH puede ser una nueva diana farmacológica contra el alzhéimer. Por ello, los investigadores procedieron a validarla mediante tres inhibidores de la sEH estructuralmente distintos. Uno de ellos ha sido diseñado y sintetizado por el grupo de Santiago Vázquez. Los resultados demostraron que todos los compuestos usados, independientemente de su estructura química, fueron capaces de evitar el deterioro cognitivo en los dos modelos animales.

Según ha explicado Mercè Pallàs, “el tratamiento por vía oral con los diferentes fármacos permitió evitar el deterioro cognitivo”. También redujo todos los marcadores de la enfermedad, como la acumulación de placas amiloides, la fosforilación de tau, etc”. Otros efectos beneficiosos de la inhibición de la sEH han sido la reducción de la neuroinflamación, el estrés del retículo endoplasmático y el estrés oxidativo.