Investigadores del Cima Universidad de Navarra han descrito una nueva estrategia terapéutica para el cáncer de pulmón más agresivo. En concreto, han descubierto que la inhibición de la proteína YES1 elimina el tumor microcítico de pulmón en modelos animales.

Además, han demostrado la presencia de niveles elevados de esta proteína en sangre, lo que podría servir para predecir la evolución de la enfermedad en los pacientes.

YES1 en el tumor microcítico

Los investigadores habían identificado en estudios anteriores que YES1 está implicada en el desarrollo del cáncer de pulmón, pero no se había abordado su importancia en el tumor microcítico. “En este trabajo hemos confirmado que hay un subgrupo de pacientes con cáncer microcítico de pulmón que presenta alteraciones genéticas caracterizadas por un aumento de YES1, lo que provoca el crecimiento tumoral y la metástasis en estos casos”, comenta la Dra. Esther Redín, investigadora del Programa de Tumores Sólidos del Cima y primera autora del trabajo, publicado en Journal of Thoracic Oncology.

Según explica la investigadora, “realizamos experimentos de inhibición génica y farmacológica de YES1 en modelos animales y obtuvimos regresiones totales de los tumores. A continuación, realizamos un estudio en muestras de pacientes y comprobamos que YES1 participa también en el mal pronóstico de la enfermedad”.

Análisis sanguíneo

Otra novedad de la investigación es la detección de YES1 en exosomas (pequeñas partículas liberadas por las células) en la sangre de los pacientes. “Hay una correlación muy clara entre el nivel de YES1 en el tumor y el que encontramos en los exosomas de la sangre, por lo que la medición de esta proteína en estas partículas podría servir para estudiar si la enfermedad evoluciona o si el tratamiento funciona”, apunta el Dr. Alfonso Calvo, investigador del Programa de Tumores Sólidos del Cima y codirector del trabajo junto con el Dr. Luis Montuenga.

“El siguiente paso en nuestra investigación será utilizar los inhibidores de YES1 en paciente con cáncer microcítico de pulmón, para determinar si la eficacia observada es similar a la obtenida en los modelos animales”, concluyen los investigadores del Cima.