La inmunoterapia dirigida al receptor de lipoproteínas de baja densidad LRP1 es capaz de inhibir de forma específica y selectiva la acumulación de colesterol en las células del músculo cardiaco. Esto permite dotarlas de una mayor sensibilidad a la insulina.

Esta nueva estrategia terapéutica para reducir la acumulación intramiocárdica de colesterol está publicada en la revista Biomedicine and Pharmacotherapy. Se trata de una colaboración internacional liderada por investigadoras del  CIBERCV, IIB Sant Pau, IIBB-CSIC e instituciones científicas de Argentina. Este hallazgo podría abrir el camino a nuevas estrategias terapéuticas basadas en inmunoterapia para diferentes enfermedades cardiacas.

No obstante, la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en todo el mundo. Además, se asocia frecuentemente con el síndrome metabólico y la diabetes mellitus tipo 2. Esto implican un riesgo 2,5 veces mayor de desarrollar insuficiencia cardíaca.

Reducir la acumulación intramiocárdica de colesterol

“Nuestros resultados demostraron que los anticuerpos dirigidos contra el receptor LRP1 bloquean la acumulación del colesterol esterificado en el miocardio. Además, independientemente de los niveles de lípidos sanguíneos y hepáticos”, explica Vicenta Llorente, investigadora del CIBERCV y una de las coordinadoras de este trabajo.

Cabe recordar que LPR1 es un receptor que media la captación y acumulación de colesterol en las células. Es, asimismo, un regulador clave del tráfico del receptor de insulina en diferentes tipos celulares.

La inmunización con anticuerpos contra una de las secuencias de LRP1 cambió también la estructura de las gotas de lípidos en el corazón. Igualmente, “mostramos que el bloqueo de la acumulación intramiocárdica de colesterol esterificado con estos anticuerpos fue suficiente para restaurar la respuesta a la insulina”, según Llorente. Esto permitió normalizar el metabolismo de la glucosa en el corazón.

“Este estudio descubre un enfoque novedoso y diferente para bloquear específicamente la acumulación intramiocárdica de colesterol esterificado y así restaurar la respuesta cardíaca a la insulina que ha sido alterada por una dieta alta en grasas”,  concluye el equipo.

Se trata de un hallazgo relevante. No obstante, evidencia el impacto de la acumulación intramiocárdica de colesterol esterificado (hasta la fecha no estudiado) en la respuesta cardiaca a la insulina.