En los últimos años han existido cambios en el manejo de la gota en las consultas de Reumatología. Han cambiado los posicionamientos de tratamientos. También se emplean nuevas técnicas de imagen y ha variado el manejo en situaciones clínicas especiales. Concretamente en un entorno de riesgo o evento cardiovascular. Es por ello que desde la Sociedad Española de Reumatología (SER) se ha presentado la nueva ‘Guía de práctica clínica para el manejo de los pacientes con gota’. La presentación ha tenido lugar en el marco del XLVI Congreso Nacional de la SER.

Entre las novedades de esta guía destaca la inclusión del papel de los profesionales de Enfermería, la opinión de los pacientes o la carga de la enfermedad en España. No obstante, se calcula que en España la prevalencia de esta enfermedad se sitúa en el 2,4 por ciento de la población adulta. Esto supone cerca de 880.000 personas afectadas.

Otras novedades en el manejo de la gota son el empleo de combinaciones de medicamentos; el manejo en situación de enfermedad renal; trasplante y diálisis o el manejo en el paciente con patología o riesgo cardiovascular.

Manejo de la gota

Según un trabajo de la SER estas novedades en el manejo de la gota ya han dado sus frutos. Así, se ha observado una mejora sustancial del 50 por ciento en cuanto al tratamiento en diana terapéutica en la última década. En opinión de Fernando Pérez Ruiz, reumatólogo del Hospital Universitario Cruces, esto es clave en situaciones clínicas complejas y en pacientes pluripatológicos. “El objetivo es conseguir una atención de excelencia y posicionar a la Reumatología como referencia para el manejo de la enfermedad”.

El manejo de la gota es más complejo según avanza la edad del paciente. Cada vez es más frecuente que los pacientes con gota sean personas mayores y con múltiples enfermedades. Pese a ello, los últimos datos sugieren que al menos dos tercios de los pacientes en manos de los reumatólogos mostraban un control adecuado. Aunque la cifra real puede ser mayor si solo se tuvieran en cuenta los pacientes que realizan de forma adecuada el tratamiento prescrito.