Poder predecir el riesgo de fallecimiento de un paciente con trauma grave en las primeras 24 horas de hospitalización en UCI ya es posible. Intensivistas españoles han creado una nueva herramienta para calcular este riesgo. Se denomina RETRASCORE y es un proyecto del Grupo de Trabajo de Neurointensivismo y Trauma de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC).

El cálculo se puede realizar dentro de las primeras 24 horas de ingreso en una UCI. “Así, tanto el paciente como sus familiares pueden ser informados de forma fiable acerca de cuál es el pronóstico tras sufrir un accidente”, explica Luis Serviá, corresponsable del estudio.

Para poder crear la herramienta, los intensivistas analizaron más de 10.000 casos de pacientes. Se sirvieron para ello del Registro RETRAUCI, creado por la SEMICYUC y que es la mayor base estadística de pacientes críticos con trauma grave de nuestro país. La investigación ha sido publicada en la prestigiosa revista Critical Care. Igualmente, ha sido galardonada en diferentes foros científicos de Medicina Intensiva.

Calcular riesgo en pacientes con trauma grave

En concreto, al ingresar un paciente en una UCI por trauma grave, se identifican y evalúan diferentes parámetros en el modelo. Según el resultado, se obtiene una estimación de la probabilidad de supervivencia. Identificar esos parámetros y objetivarlos es el gran avance que aporta RETRASCORE. Estos factores son muy variados. Entre ellos, encontramos la edad del paciente, si presentan o no alteraciones pupilares o si hay hemorragia masiva. También posible fallo hemodinámico y/o respiratorio, si han sido intubados antes del ingreso, etc. A mayor puntuación, el riesgo de fallecimiento del paciente es más alto.

Con la publicación del estudio en abierto en la revista Critical Care, la nueva herramienta RETRASCORE ya está disponible para su uso y manejo. Es posible usarla en todas las UCI, no solo de España. Se trata así de nuevo éxito de investigación y desarrollo de nuestros intensivistas. De esta forma, se vuelve a poner sobre la mesa el papel referente y de vanguardia científica de la Medicina Intensiva de nuestro país.