En el programa de salud de 2018 está constitucionalmente avalado el derecho humano a la planificación familiar, sin embargo, en la actualidad no todas las mujeres en México tienen disponibilidad al uso de los diferentes métodos anticonceptivos.

Estas oportunidades ayudan a disminuir el número de mortalidad materna, sobre todo en embarazos adolescentes y jóvenes, reduce  el número de abortos y ayuda al empoderamiento de las mujeres al ayudarles a decidir cuándo y cómo se quiere tener un hijo.

Según estadísticas mexicanas del Programa de Planificación Familiar del año en curso, más del 55 por ciento de los embarazos en México son no planeados, a lo que el doctor Jorge Pérez Fuentes, director médico del Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia (COMEGO), insistió en que todo ciudadano en nuestro país tiene el derecho de planificar el número de embarazos que deseen, así como el gobierno tiene la obligación de ayudar a las mujeres a satisfacer este derecho.

Se registró que el 87 por ciento de las mujeres casadas expusieron no querer más embarazos, de las cuales el 12 por ciento manifestaron que tenían necesidades de anticoncepción no satisfechas. Por otro lado, en las jóvenes de 15 a 24 años existe una falla en las que tampoco se cumple esta necesidad por lo cual es un problema de salud pública.

En los sistemas de salud nacionales debe haber disponibilidad de métodos de barrera como es el condón, e como son los dispositivos DIU, SIU, y las píldoras anticonceptivas. De manera regular las mujeres adultas utilizan métodos definitivos como la salpingoclasia.

El doctor Pérez mencionó la notoria desigualdad que hay entre géneros, ya que la mujer es la que más se hace este tipo de operaciones en la que les ligan las trompas de Falopio con una considerable incisión en el abdomen, mientras que el varón no suele recurrir a la vasectomía cuya incisión es solamente de un centímetro.

En cuanto a la salud hormonal, han surgido nuevas fórmulas con combinación de moléculas que se adaptan al nuevo estilo de vida de la mujer, en la cual desean eliminar cualquier efecto secundario contraproducente, como es el nuevo Dienogest-Etinilestradiol .

Esta combinación ha registrado una eficacia igual a las otras píldoras anticonceptivas, es decir, con 0.09 embarazos por cada 100 usuarias, sin embargo, las ventajas de estas moléculas ofrecen la disminución de efectos como el acné, aumento de peso, regular y reducir la duración del sangrado.

Es importante mencionar que las mujeres jóvenes suelen tener mayores complicaciones de salud, durante y después del embarazo, así como una alta prevalencia de aborto en condiciones inseguras según estimaciones de la Estrate.

El especialista recomendó que, aunque esta nueva molécula tenga muy pocas contraindicaciones, es necesario acudir con un médico especialista para recomendar el método adecuado de acuerdo a la edad, comorbilidades, estilo de vida y expectativas sobre la maternidad.