SUNLIGHT es un ensayo clínico de fase III que compara la eficacia de la combinación de Trifluridine/tipiracil más el anticuerpo bevacizumab con respecto a Trifluridine/tipiracil para el tratamiento en cáncer de colon metastásico refractario. En concreto para pacientes a los que se había tratado previamente con dos regímenes de quimioterapia estándar. La nueva combinación de fármacos ha demostrado su potencial como tratamiento de tercera línea para prolongar la supervivencia. Todo ello, además,  sin empeorar la calidad de vida en estos pacientes para los que las opciones de tratamiento son limitadas.

Se trata de un ensayo clínico internacional de fase III coordinado por Josep Tabernero, y liderado en el Hospital Universitari Vall d’Hebron por Elena Élez. En el estudio SUNLIGHT han participado 492 pacientes con cáncer colorrectal metastásico que habían recibido tratamiento previo con dos regímenes de quimioterapia estándar. A la mitad de los pacientes se les trató con Trifluridine/tipiracil más bevacizumab y a la otra mitad con Trifluridine/tipiracil solo.

“Es la primera vez que se realiza un ensayo de tercera línea en la que la nueva opción terapéutica no se compara con placebo, sino con uno de los tratamientos estándar existentes. Esto permite afirmar que la mejoras en los parámetros de eficacia son estadística y clínicamente significativas”, explicó Josep Tabernero.

Tratamiento en cáncer colorrectal metastásico

Josep Tabernero presentó los resultados de SUNLIGHT en el congreso ASCO Gastro Intestinal que se celebró del 19 al 21 de enero en San Francisco. Según los mismos, los pacientes tratados con Trifluridine/tipiracil más bevacizumab presentaron una supervivencia global media de 10,8 meses tras iniciar el tratamiento frente a los 7,5 meses de los pacientes que recibieron únicamente Trifluridine/tipiracil. De esta forma, los resultados del estudio SUNLIGHT podrían representar un avance significativo en el tratamiento en cáncer colorrectal metastásico que han progresado después de dos tratamientos de quimioterapia estándar

También se observaron mejoras significativas en la supervivencia sin progresión. Esta pasó de 2,4 meses con el tratamiento estándar a 5,6 meses en el tratamiento con bevacizumab. Asimismo, aumentó el tiempo que pasa hasta que el estado de salud del paciente y su calidad de vida se deterioran.