Redacción, Madrid.-Con el fin de efectuar una revisión de los protocolos, tratamientos, estudios y nuevos fármacos presentados el pasado mes de junio durante la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, más de 50 oncólogos de toda España se han dado cita, recientemente en Cuenca, en una reunión organizada por el Grupo Español de Investigación en Cáncer Ginecológico (PSAMOMA).

Tal como se destacó durante el encuentro, las nuevas líneas de actuación terapéutica en Oncología se basan en la administración de terapias personalizadas orientadas no sólo a actuar contra las células tumorales, sino también a reducir los efectos secundarios del tratamiento y, por lo tanto, a incrementar la calidad de vida de los pacientes.

Así lo corroboró uno de los organizadores de esta reunión Post-Asco, el doctor Javier Cassinello, del Hospital General de Guadalajara, quien explicó que "ASCO 2003 ha abierto las puertas a lo que va a ser la Oncología del futuro, basada en el empleo de la farmacogenética y la farmacogenómica, es decir, apoyada en la aplicación de fármacos en función de las características concretas de cada paciente y contra determinadas dianas terapéuticas de la célula tumoral. En definitiva, se persigue administrar fármacos más eficaces y con menor toxicidad en cada paciente concreto, es decir, aplicar un tratamiento a medida".

En el transcurso del encuentro también se celebró una sesión educacional impartida por el doctor Emilio Alba, del Hospital Clínico de Málaga, centrada en las nuevas tendencias del tratamiento del cáncer de mama avanzado y en el desarrollo del concepto de "tratamiento secuencial". Con este nuevo esquema lo que se pretende es la administración de fármacos de elección en fases consecutivas, obteniéndose el mismo efecto, a la vez que se elimina toxicidad.

Los datos que se manejaron en la Reunión Post-Asco indican que el cáncer de mama representa en la actualidad el tumor más importante en la mujer por su frecuencia y transcendencia social, máxime teniendo en cuenta que el número de casos nuevos estimados a nivel mundial es de 1.050.000 anuales, cifra que representa el 29 por ciento de todos los casos de cáncer femenino. A ello se añade que, según las previsiones de los expertos, una de cada 19 mujeres padecerá un cáncer de mama antes de los 74 años de edad.

Respecto al cáncer de ovario, en estos momentos supone la causa más importante de mortalidad por tumores ginecológicos, registrándose al año 192.000 casos que ocasionan la muerte a más de la mitad de las afectadas. Las mujeres mayores de 40 años son sus principales víctimas, hasta alcanzar una incidencia máxima entre aquéllas con edades comprendidas entre 50