La Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia ha organiza un seminario ‘on line’ post EHA sobre leucemia mieloide aguda. Este cáncer hematológico que representa el 40 por ciento de todas las leucemias en el mundo occidental. En concreto, la conclusión es que nuevas terapias en experimentación cambiarán el abordaje de esta patología.

En el tratamiento de primera línea, “se consolidan los resultados a largo plazo de la quimioterapia intensiva”. Sin embargo, se le añade la terapia dirigida, y se desarrollan nuevas formulaciones de quimioterapia clásica. En concreto, con técnicas de encapsulamiento, para los pacientes mayores, tal y como relató Jorge Sierra Gil, jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario de la Santa Creu i Sant Pau. En los pacientes mayores y/o frágiles no tributarios de quimioterapia intensiva, destaca la actualización de resultados con nuevas terapias de experimentación. Su extensión está generalizada en la práctica clínica en Estados Unidos, así como el inicio de ensayos de triple combinación”.

Nuevas terapias en experimentación en LMA refractaria

Por otra parte, la LMA refractaria y en recaída continúa siendo un gran problema en la mayoría de los pacientes. Estos casos tienen una supervivencia muy sombría de pocos meses. De todos ellos, los pacientes con una mutación en el gen FLT3 son los que podrán beneficiarse de nuevas terapias en experimentación. Así, están a la espera de disponer muy pronto de fármacos inhibidores que tendrán un impacto positivo en la supervivencia y en las tasas de curación.

Para los pacientes no sensibles a quimioterapia y/o nuevos agentes en régimen compasivo, se está investigando la terapia CAR-T. Pese a ello, por el momento no se ha identificado un buen receptor celular para la misma. En cuanto al pronóstico de la LMA, destacan la aparición de nuevos marcadores biológicos y la consolidación de la enfermedad mínima residual (EMR)”, según Sierra Gil.

Por su parte, la citometría de flujo multicolor “es el estándar de seguimiento según el inmunotipaje de las células leucémicas y hematopoyéticas no neoplásicas en médula ósea y se está investigando en sangre periférica”. También se han presentado “datos muy interesantes con técnicas moleculares todavía más complejas, como el análisis del ADN de células individualizadas”, concluye.