Investigadores del Boston Children’s Hospital, en Estados Unidos, han encontrado un nuevo enfoque de tratamiento para estimular la respuesta inmune contra la tuberculosis que podría hacer podría hacer que las células de las personas afectadas mejoren en la eliminación de la ‘Mycobacterium tuberculosis’ (MTB) mediante el uso de sensores de ARN en las células, que detectan el ARN de patógenos invasores. Por primera vez, los científicos han evidenciado que la detección del ARN es importante para inhibir el crecimiento de la MTB una vez que entra en las células. El estudio ha sido publicado en la revista ‘iScience’.

Al estudiar las células infectadas, estos investigadores han demostrado que la MTB activa varios sensores de ARN importantes (RIG-I, MDA5, PKR y MAVS) que a su vez inhiben el crecimiento bacteriano. Cuando interrumpieron cualquiera de estos sensores utilizando métodos de edición genética como CRISPR, la bacteria de la tuberculosis creció a niveles significativamente más altos en las células humanas.

Según los autores del estudio, “este fue un gran avance, porque antes se pensaba que las moléculas de los sensores de ARN estaban involucradas en la lucha contra los virus y no contra las bacterias. Esto avanza que aumentar la actividad de estos sensores de ARN a través de la terapia de medicamentos podría frenar el crecimiento de MTB”.

Recientemente, este mismo laboratorio demostró que un medicamento antiparasitario ya aprobado llamado nitazoxanide (NTZ) inhibe el virus del ébola, y que funciona al amplificar las actividades de los sensores de ARN. Ese hallazgo, junto con el nuevo descubrimiento de que los sensores de ARN inhiben el crecimiento de la MTB dentro de las células, llevó al equipo de investigación a probar la NTZ en la tuberculosis.

Según sus hallazgos, NTZ amplifica las actividades de los sensores de ARN una vez que han sido activados por el ARN del MTB. “E inesperadamente, encontramos que NTZ también amplifica la estimulación de la actividad del sensor de ARN de MTB”, señalan los responsables de esta investigación.

El resultado fue que NTZ aumentó la producción de interferón e IFITM3, elementos importantes de la respuesta inmune contra la tuberculosis, e inhibió significativamente el crecimiento de la bacteria causante de la enfermedad dentro de las células. Aunque se necesita más investigación para entender mejor cómo NTZ hace todo esto, los investigadores esperan que estos estudios abran un nuevo enfoque para reducir la carga global de la tuberculosis.