E.P.- Un estudio, en el que están implicados grupos de pacientes y médicos que discuten supuestos errores médicos, revela que la actual respuesta a la revelación del error médico puede no satisfacer el deseo de información de los pacientes ni tampoco supone un aliento moral para los médicos.

Así lo indican investigadores de la Universidad de la Faculta de Medicina de la Universidad de Washington (EE.UU.) en el trabajo publicado ahora en la última edición del Journal of the American Medical Association (JAMA. 2003;289:1001-1007).

Los autores analizaron las transcripciones de los grupos de debate de médicos y pacientes para determinar las actitudes tras la comunicación de los datos del error médico, basándose en situaciones hipotéticas. Según ellos, tanto los pacientes como los médicos no ven satisfechas sus necesidades después de un error médico. Los pacientes quieren que se revelen todos los errores dañinos y buscan información de cómo se produjo el error, cómo sus consecuencias se pueden mitigar y cómo se pueden prevenir las reincidencias.

Los médicos estuvieron de acuerdo en que los errores perjudiciales deben ser revelados, si bien se reservan el derecho de "escoger cuidadosamente sus palabras" cuando informan a los pacientes. Los pacientes también suelen necesitar apoyo emocional de los médicos, después de un error, incluida una disculpa. Sin embargo, los médicos se preocupan de que esta disculpa pueda tener consecuencias legales e, igualmente argumentan que también ellos se lamentan de los errores y que no saben dónde encontrar el apoyo emocional que también suelen necesitar.

Los autores de este trabajo indican que la actual respuesta a los errores médicos puede no satisfacer las necesidades de los pacientes sobre la información de los errores ni las necesidades emocionales tanto de personas afectadas como de los propios especialistas responsables del error.