Fruto de la colaboración de 38 hospitales de 14 comunidades autónomas, que recogen datos de casi 1.900 pacientes, se ha elaborado el estudio RegistEM sobre cáncer de mama avanzado en España. Cabe recordar que entre el 20-30 por ciento de los pacientes diagnosticados en estadios localizados de la enfermedad desarrollarán metástasis a distancia. Además, en torno al 5 por ciento de los pacientes habrán desarrollado metástasis a distancia al diagnóstico inicial (cáncer de mama metastásico de novo).

En este contexto, RegistEM ayudará a aumentar el conocimiento sobre las características clínico-patológicas del cáncer de mama avanzado, de los patrones de tratamiento y de la evolución de los pacientes con los distintos tipos de cáncer. Todo ello resulta clave para evaluar las estrategias terapéuticas aplicadas en el contexto de la práctica clínica y complementando la información generada por los ensayos clínicos.

Este nuevo registro se presentará en formato póster en el 45º San Antonio Breast Cancer Symposium (SABCS). Se trata de la cita mundial de referencia en cáncer de mama, que se celebra en San Antonio, Texas (EEUU), del 6 al 10 de diciembre.

Registro sobre sobre cáncer de mama avanzado

Entre otras conclusiones del registro, destaca que se ha observado que el intervalo libre de recaída prolongado desde el diagnóstico de la enfermedad en etapas precoces, la expresión de receptores hormonales y la localización anatómica de las lesiones tumorales a la recaída, son factores clínico-patológicos que tienen impacto pronóstico en el cáncer de mama metastásico HER2-positivo. Así lo afirma la autora principal del póster, Sara López-Tarruella, del Servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid y miembro de la Junta Directiva y del Comité Científico de GEICAM.

Tal y como explica la experta, las pacientes incluidas en el RegistEM confirman la tendencia según la cual los casos con metástasis en piel, ganglios linfáticos o partes blandas tienen un mejor pronóstico que los que presentan afectación visceral (incluyendo el sistema nervioso central). Por otra parte, las pacientes con tumores que expresan receptores hormonales (dentro de la enfermedad HER2-positiva, como se comentaba antes) tienen una mejor supervivencia en el contexto de la enfermedad diseminada.

Este análisis también revela que el tratamiento de estas pacientes el contexto de vida real mayoritariamente siguió las recomendaciones de las principales guías de manejo de la enfermedad avanzada. Es decir,empleando la combinación de quimioterapia y doble bloqueo anti-HER2 en la primera línea y el inmunoconjugado T-DM1 en la segunda línea del tratamiento para la enfermedad avanzada.