ABAC Therapeutics lidera junto a la compañía tecnológica de inteligencia artificial (IA) Peptris y la Fundación para la Investigación de las Enfermedades Desatendidas de India, con el apoyo de Medicines for Malaria Venture, un proyecto internacional para optimizar una nueva estructura química eficaz frente a las bacterias Gram-negativas que suponen la mayor amenaza para la salud pública.

El proyecto de dos años de duración, se desarrollará en cuatro etapas. Se utilizarán métodos de inteligencia artificial e in silico para analizar los datos del cribado y proponer nuevas series químicas. Todo ello con el fin de optimizar posteriormente su actividad antibacteriana, así como su seguridad y tolerabilidad.

Bacterias Gram-negativas

El objetivo de este proyecto es conseguir nuevas terapias frente a las bacterias Gram-negativas. Se trata de patógenos que suponen la mayor amenaza para la salud pública, de acuerdo con la OMS.  Preocupan especialmente cuatro especies: Acinetobacter baumannii, Pseudomonas aeruginosa, Escherichia coli y Klebsiella pneumoniae. De hecho, son denominadas “las cuatro asesinas”.

Estos microorganismos provocan infecciones graves como neumonías, infecciones del torrente sanguíneo o del tracto urinario. Especialmente en pacientes de alto riesgo y con mal pronóstico, en tratamiento oncológico, o aquellos que se han sometido recientemente a intervenciones quirúrgicas graves.

Debido a la gravedad de las infecciones que producen y su elevada resistencia a los antibióticos disponibles “son el principal objetivo para las compañías centradas en el descubrimiento de nuevos antibióticos”. Así lo afirma Domingo Gargallo-Viola, CEO de ABAC Therapeutics, compañía líder en la investigación de nuevos antibióticos.

Cabe recordar que la resistencia a los antimicrobianos y la proliferación de las llamadas “bacterias multirresistentes” representan una de las mayores amenazas para la salud mundial. En 2019 fallecieron en el mundo 1,27 millones de personas por infecciones de este tipo. Así lo recogía un estudio publicado en The Lancet en enero de 2022.