Científicos del Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital of Chicago (Estados Unidos) han identificado y cartografiado por primera vez la ubicación de las proteínas estructurales en un ovario de cerdo. El desarrollo en curso de una ‘tinta’ con estas proteínas se utilizará para la impresión en 3D de un ovario artificial (o bioprótesis), que podría ser implantado y permitir a una mujer tener hijos.

“Este es un gran paso adelante para las niñas que se someten a tratamientos contra el cáncer que dañan la fertilidad. Nuestro objetivo es utilizar las proteínas estructurales del ovario para diseñar un andamiaje biológico capaz de soportar un banco de óvulos potenciales y células productoras de hormonas. Una vez implantado, el ovario artificial respondería a las señales naturales de la ovulación, permitiendo el embarazo”, explica Mónica Laronda, autora principal del trabajo, que se ha publicado en la revista ‘Scientific Reports‘.

En noviembre de 2019, la doctora, junto con otros tres colaboradores, recibió una patente para la creación de un ovario artificial. Hasta ahora, ella y su equipo han impreso en 3D un ovario artificial que implantaron en un ratón estéril. El ratón pudo entonces concebir y tuvo crías vivas. Estos resultados pioneros se publicaron en 2017 en la revista ‘Nature Communications‘.

“Las proteínas estructurales de un ovario de cerdo son el mismo tipo de proteínas que se encuentran en los humanos, lo que nos da una fuente abundante para una biotinta más compleja para la impresión tridimensional de un ovario para uso humano. Estamos un paso más cerca de restaurar la fertilidad y la producción de hormonas en las mujeres jóvenes que sobreviven al cáncer infantil pero entran en la menopausia temprana como efecto secundario. Todavía quedan varios pasos por dar y estamos entusiasmados por probar nuestras nuevas tintas”, avanza Laronda.