Se ha publicado el documento “Criterios de derivación a Hematología desde Atención Primaria”. Se trata de un consenso sobre qué alteraciones y/o patologías hematológicas pueden ser atendidas y manejadas por el médico de familia y cuáles deben derivarse al hematólogo.

El documento ha sido elaborado de manera conjunta por la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). Es la primera vez que hematólogos y médicos de familia consensúan un documento de estas características en España.

El documento incluye las doce alteraciones y/o patologías hematológicas más frecuentes: anemia, poliglobulias, leucocitosis, neutropenia, linfopenia, gammapatías monoclonales, adenopatías, esplenomegalia, elevación de LDH, trombocitosis, trombocitopenia y alteraciones de la hemostasia.

Para José Polo García, vicepresidente 1º de SEMERGEN y co-coordinador del documento, esta publicación “es un punto de partida fundamental”. Desde su punto de vista se trata de un paso  necesario para poder coordinar de manera conjunta la derivación a Hematología desde Atención Primaria. “Era algo que estaba pendiente de protocolos y actuación y seguro que será de gran utilidad para los médicos de familia”.

Consideraciones en la derivación a Hematología

El documento incluye una serie de criterios orientativos para la derivación a Hematología. En el mismo se matiza que es importante que el médico de familia debe tener acceso a los recursos analíticos necesarios. Para empezar, al examen de proteinograma (que permite la separación de las proteínas) y el análisis de inmunoglobulinas. Estas dos pruebas son fundamentales en el seguimiento de gammapatías monoclonales de significado incierto en pacientes mayores con bajo riesgo de progresión a mieloma.

Otra cuestión a tener en cuenta en la derivación a Hematología es mejorar la comunicación entre especialistas. Por ello el documento remarca la necesidad de establecer canales de comunicación entre hematólogos y médicos de Atención Primaria de cualquier área sanitaria de España. En este sentido se concluye que la conexión telemática tipo e-consulta sería una buena solución.