E.P.- Un estudio, desarrollado por investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center y de la Escuela Médica de Harvard (EE.UU.) en ratones knock-in (en los que se activan o reemplazan determinados genes), ha identificado un nuevo objetivo terapéutico potencial para la obesidad. Sus conclusiones se publican ahora en la última edición de la revista Nature.

La cascada de señalización que caracteriza al factor de transcripción STAT3 está involucrada en la acción del receptor LRb, que comunica los niveles de energía al cerebro. En su trabajo, los investigadores informan sobre resultados con ratones en los que LRb se reemplazó con una forma de receptor deficiente en señalización STAT3.

En estos animales, los efectos de la leptina en la energía corporal, en la homostasis y en la producción de la melanocortina (también implicada en ciertas formas de obesidad), se encontraban limitados, pero los efectos de LRb en las funciones de otra hormona, incluido el aumento de la fertilidad y los niveles de glucosa, permanecieron normales.

Esto, según los autores del trabajo, destaca a LRb-STAT3 como un factor clave en el subconjunto de diversos efectos fisiológicos de la leptina, lo que podría dar lugar al desarrollo de terapias contra la obesidad.