El profesor Handong Liangfrom del State Key Laboratory of Coal Resources and Safe Mining de la Universidad China de Minería y Tecnología en Beijing, y su grupo, han demostrado que el fluoruro de hidrógeno es la forma de flúor que se libera durante la combustión de carbón expuesto al aire. este descubrimiento puede cambiar la idea actual sobre la causa y el mecanismo de la fluorosis endémica. El estudio ha sido publicado en el Chinese Science Bulletin.

Una ingesta adecuada de flúor (F) puede prevenir la caries dental, sin embargo, la ingesta excesiva a largo plazo podría conducir a una fluorosis, como la fluorosis dental o a la oseteofluorosis.

El consumo de grandes cantidades de flúor a través del agua potable es el tipo más común de fluorosis. por otro lado, existe otro tipo de fluorosis, la fluorosis endémica por la combustión de carbón, causada por el uso en interiores domésticos de carbón alto en flúor, hecho que prevalece en trece provincias en el sur de China.

Hasta ahora se explicaba la causa de la fluorosis por la combustión en interiores domésticos, que contamina alimentos almacenados como el maíz y el chile

El profesor Handong Liang ha sugerido, en una nueva investigación, que el carbón doméstico en el área endémica de Guizhou, en China, libera gas de ácido fluorhídrico (HF) a través de la combustión, pero también a través del calentamiento suave (200).

En la zona rural de Guizhou, productora de carbón, y otras provincias vecinas de China, las fuentes comunes de carbón son las minas privadas. ya que éstas se encuentran sometidas a la intemperie, su composición de azufre (S) se oxida parcialmente, convirtiéndose así en hidrato de ácido sulfúrico (H2SO4 ” nH2O).

El estudio indica que se trata de este hidrato de ácido sulfúrico el que descompone el flúor del carbón y conduce a la liberación de gases de fluoruro de hidrógeno, altamente volátil y tóxico.

Los casos graves de deformidad en humanos son relativamente comunes en estas áreas de combustión de carbón, y otras zonas productoras de carbón en el mundo, pero no tanto donde la fluorosis endémica se produce por la ingesta de agua potable.

Este fenómeno puede ser explicado ahora por el presente estudio: a diferencia de los iones “suaves” de flúor, los “feroces” gases corrosivos de fluoruro de hidrógeno pueden ser absorbidos directa o indirectamente a través del sistema digestivo humano, y también erosionar dientes, huesos y articulaciones.

Este estudio también indica que la combustión del carbón expuesto al aire, a largo plazo, puede producir aerosoles ácidos compuestos tanto de fluoruro de hidrógeno como de hidrato de ácido sulfúrico, lo cual debe ser tenido en cuenta en la prevención de la fluorosis endémica