El ámbito de la diabetes está viviendo importantes avances. Especialmente, la introducción de nuevos recursos tecnológicos que ayudan en el manejo de la patología. Sin embargo, estos progresos conviven con grandes desafíos, como la necesidad de una medicina más personalizada y de precisión. Estos nuevos recursos tecnológicos han centrado el debate de la quinta edición de Ágora Diabetes.

En esta ocasión, Ágora Diabetes se ha vertebrado en dos jornadas marcadas por la transferencia de conocimiento y la experiencia de grupos españoles líderes de la investigación en diabetes. De esta forma, se han abordado desde los progresos que aporta la Monitorización Continua de Glucosa (MCG) a la necesidad de adoptar avances tecnológicos solo tras una adecuada evaluación e indicación. Todo ello, sin olvidar acciones específicas y bien conocidas, como la prescripción de actividad física o la instauración de dietas individualizadas en personas con diabetes.

También actual y controvertida es la visión que se tiene en estos momentos de la resistencia a la insulina. Como se ha puesto de manifiesto, a pesar del considerable aumento de casos (incluso en diabetes tipo 1), aún muchos síndromes de resistencia grave a la insulina (especialmente algunas lipodistrofias) pueden pasar inadvertidos y están erróneamente diagnosticados.

Recursos tecnológicos en diabetes

Como se ha puesto de manifiesto en este foro, en los últimos años se ha producido un incremento exponencial del interés por recursos tecnológicos como la MCG. Según Martín Cuesta, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico San Carlos (Madrid), “en estos momentos no se concibe la valoración de una persona con diabetes sin monitorización”. Es más, “nos ha ayudado a transformar el modelo de atención de la diabetes a un modelo híbrido (con más visitas telemáticas)”.

En el manejo de la diabetes tipo 1 (DM1), las evidencias científicas actuales muestran, que mejora el control glucémico en personas con diabetes y se asocia con un menor riesgo de complicaciones agudas y hospitalizaciones. Ya en personas con DM2, el empleo de MCG mejora su control glucémico. Según el experto, “posiblemente por modificación de los hábitos promovidos por los propios datos de la MCG”.

Por otra parte, durante el embarazo, se advierte la necesidad de más evidencias para hacer el mejor uso posible del sistema Flash y MCG. Por último, durante la hospitalización, los estudios actuales indican que la MCG ayuda a la gestión de la enfermedad, especialmente disminuyendo hipoglucemias.