Durante la sesión de “últimas novedades” del Congreso Virtual de la Asociación Europea de Hematología, se han presentado nuevos resultados de isatuximab en mieloma múltiple recidivante. Así, se demostró que la adición de isatuximab a carfilzomib y dexametasona redujo en un 47 por ciento el riesgo de progresión de la enfermedad o de muerte frente al estándar.

La terapia combinada con isatuximab mostró un consistente beneficio en múltiples subgrupos, en comparación con la terapia Kd. La mediana de la supervivencia libre de progresión para Kd fue de 19,15 meses. Sin embargo, a mediana de la supervivencia libre de progresión con esta nueva combinación no se había alcanzado en el momento del análisis provisional programado previamente.

La seguridad y tolerancia de isatuximab en mieloma múltiple recidivante observadas en este estudio coincidieron con el perfil de seguridad observado de isatuximab en otros estudios clínicos.

Philippe Moreau, del Departamento de Hematología del Hospital Universitario de Nantes (Francia), resumía que “estos resultados plantean la posibilidad de que isatuximab se convierta en un nuevo tratamiento de referencia en el contexto del mieloma múltiple recidivante”.

El impacto de isatuximab en mieloma múltiple

El mieloma múltiple es la segunda neoplasia hematológica más común, con más de 138.000 casos nuevos cada año en el mundo. En Europa, se calcula que aproximadamente 40.000 pacientes son diagnosticados anualmente de mieloma múltiple La enfermedad sigue siendo incurable para la gran mayoría de los pacientes, lo que resulta en una carga significativa.

Por el momento, el uso de isatuximab en combinación con carfilzomib y dexametasona en el mieloma múltiple recidivante está en fase de investigación y no ha sido evaluado por ninguna autoridad reguladora.

Isatuximab es un anticuerpo monoclonal que se une a un epítopo específico del receptor CD38. CD38 se expresa en gran manera y de modo uniforme en las células del mieloma múltiple. Esto lo convierte en una diana posible para los tratamientos basados en anticuerpos, como isatuximab. Está diseñado para inducir la muerte celular programada del tumor (apoptosis) y la actividad inmunomoduladora.