Durante la Sesión Plenaria del Congreso SEOM2021, se han presentado nuevos resultados de la recombinación homóloga en cáncer de mama y ovario con mutación en RAD51C/D. En concreto, se trata del trabajo del Grupo de Genética del Cáncer Hereditario del Oncology Data Science Group del Vall D’Hebron Institute of Oncology (VHIO) del Hospital Vall D’Hebron de Barcelona.

Según el mismo, la vía de recombinación homóloga falla en un 40 por ciento de los casos de cáncer de ovario y de mama con mutación en RAD51C/D. Se trata por tanto de una cifra menor a la observada en otros genes de esta vía de recombinación, como BRCA1/2 o PALB2.

En palabras de la investigadora del Grupo Sara Torres Esquius: “Hemos analizado tumores primarios de mama y ovario de pacientes que tienen una variante patogénica germinal en uno de estos dos genes, que se han asociado a predisposición al cáncer de ovario y, más recientemente, también se han vinculado con el cáncer de mama triple negativo”.

Mutación en RAD51C/D

Se sabe que RAD51C/D actúan en la vía de la recombinación homóloga, una vía de reparación de roturas del ADN. “Se ha visto que otros genes de esta misma vía, como BRCA1 y BRCA2, cuando están mutados, impiden que esta vía funcione, por lo que podemos utilizar terapias dirigidas. Un estudio reciente (ARIEL2) ha demostrado que cuando RAD51C/D no funcionan correctamente, las pacientes pueden beneficiarse de estas terapias dirigidas”, subraya la experta.

En concreto, en el trabajo, se ha analizado la vía de la recombinación homóloga mediante el análisis de los focos de RAD51 (biomarcador de la recombinación homóloga). Todo ello en muestras de mama y ovario de las pacientes. El objetivo era saber si era o no funcional y saber si podrían beneficiarse de un tratamiento dirigido.

“El análisis ha sido a través de un biomarcador, los focos nucleares de RAD51: teñimos los tumores y observamos si esta proteína está presente o no por inmunofluorescencia. Si está, quiere decir que la vía está funcionando, mientras que si no está no lo hace, por lo que podríamos utilizar terapias dirigidas”, detalla.

De esta forma, en las 34 muestras analizadas, la vía falló en el 40 por ciento de las mismas. “Sin embargo, en las muestras que hemos correlacionado con otros métodos de recombinación homóloga, la correlación es total. Por lo tanto, queda abierta la pregunta sobre qué sucede con los tumores que tienen una funcionalidad de la vía a pesar de tener una alteración germinal en RAD51C/D. Es preciso seguir profundizando a nivel tumoral si hay otras mutaciones o si hay inactivación bialélica de estos genes”, concluye la investigadora.