Un trabajo del grupo de Genómica del Cáncer de VHIO señala nuevas opciones terapéuticas para pacientes HER2+. Cabe tener en cuenta que 1 de cada 6 casos de cáncer de mama es HER2+ y que tiende a ser más agresivo que otros subtipos de cáncer. Una de las estrategias terapéuticas en las que se está trabajando en este tipo de tumores es la inhibición del receptor de HER2 a nivel del dominio de la tirosina quinasa.

Una reciente publicación en Journal of Clinical Oncology expone los resultados el respecto del ensayo NALA. Se trata de un ensayo fase III multicéntrico de registro en pacientes con cáncer de mama HER2+ que ya habían recibido previamente tratamientos dirigidos anti-HER2. El estudio compara neratinib con lapatinib. Ambos se dirigen a la inhibición del receptor HER2 a nivel de la tirosina quinasa. El primero de forma irreversible y el segundo de forma reversible.

Dicho estudio está dirigido por Cristina Saura, líder del Grupo de Cáncer de Mama del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO). “Se ha visto que es posible reducir en un 24 por ciento el riesgo de progresión de la enfermedad en pacientes que ya habían sido tratadas previamente”. En concreto al menos con otros dos tratamientos destinados la a inhibición del receptor HER2. Este ensayo también demostró ser capaz de retrasar la necesidad de tratamiento por aparición de síntomas neurológicos. Los mismos son derivados de las metástasis cerebrales de las pacientes, por la buena llegada del fármaco a nivel de sistema nervioso central.

Biomarcadores para la inhibición del receptor HER2

Las muestras recogidas en este ensayo NALA además están siendo utilizadas para identificar biomarcadores. En concreto aquellos puedan predecir qué pacientes podrían beneficiarse más de recibir este tipo de tratamientos de inhibición del receptor HER2.

A este respecto, se manifestaba Ana Vivancos, coordinadora del estudio genómico de todas las muestras de este ensayo. “Conseguimos extraer la información genómica de las muestras a pesar de que el material disponible para el estudio era muy limitado. Este trabajo de investigación nos ha permitido explorar de forma retrospectiva múltiples biomarcadores. En un futuro pueden ser importantes a la hora de decidirse por un tipo u otro de tratamiento, y ya ha servido para revelar información interesante y significativa”.